Download Poder - Leopoldo Munera Ruiz PDF

TitlePoder - Leopoldo Munera Ruiz
File Size121.2 KB
Total Pages18
Document Text Contents
Page 1

C olombia Internacional 62, jul - dic 2005, 32 - 49

32

PODER
(Trayectorias teóricas
de un concepto)
Leopoldo Múnera Ruiz1

recibido 20/03/06, aprobado 07/04/06

Page 2

L eopoldo Múnera Ruiz

33

Introducción

L
a sinonimia múltiple del
término poder en el len-
guaje cotidiano, guarda

correspondencia con la indefinición y
ambigüedad del concepto en la teoría
política moderna y contemporánea.
Dominación, violencia, potencia,
poderío, autoridad, influencia o potes-
tad se amalgaman confusamente en un
mismo significado, que por su amplitud
e imprecisión no parece apto para desa-
rrollar las ciencias sociales o para deter-
minar los límites de un campo de

conocimiento. No obstante, diferentes
corrientes de pensamiento coinciden
en que el poder es uno de los concep-
tos esenciales para definir la especifici-
dad de la ciencia y la teoría políticas.
Quizás porque el mismo proceso histó-
rico de configuración del concepto ha
denotado lo que se quiere significar
con él. Desde el surgimiento de la
modernidad política en occidente, las
nociones de poder en Hobbes y de
potencia en Spinoza, reflejaron inter-
pretaciones antagónicas de la política,
en una lucha incesante por determinar
el sentido de la misma. Alrededor del

La caracterización del poder presupone enfrentar las dos dicotomías básicas que lo
definen como uno de los conceptos fundamentales de la teoría y las ciencias políticas:
las constituidas por la fuerza y el consenso, y por la capacidad y la praxis. Sin
embargo, emprender la tarea de asumirlas e intentar superarlas, implica participar del
ejercicio mismo del poder en el que simbólicamente se define la política. El debate
sobre la determinación del concepto del poder, inevitablemente hace parte del juego
político que configura el mismo poder, y, por consiguiente, tales debates se presentan
en este texto como un entramado de fuerzas intelectuales y culturales en permanente
tensión, conflicto y contradicción

Palabras clave: teoría política, poder, fuerza, consenso, capacidad, praxis

The characterization of power presupposes confronting two basic dichotomies that
define it as of one the fundamental concepts of political theory and political science:
force versus consent, and capacity versus praxis. However, understanding these
dichotomies and eventually overcoming them requires participation in the very
exercise of power in which politics is symbolically defined. Debate over defining the
concept of power inevitably forms part of the political game configured by its
exercise. In consequence, in this text such debates are presented as a complex array
of intellectual and cultural forces that are in permanent tension, conflict and
contradiction.

Keywords: political theory, power, force, consent, capacity, praxis

1 Profesor Asociado y Coordinador del Grupo de Teoría Política Contemporánea, Facultad de Derecho, Ciencias Políticas
y Sociales, Universidad Nacional de Colombia

Page 9

Foucault7. Si, por el contrario, el poder
denomina el ejercicio de fuerzas den-
tro de las relaciones sociales por parte
de múltiples actores, es necesario dife-
renciarlo con claridad de la simple
dominación, que sería sólo una de sus
posibles expresiones, labor que tampo-
co realiza Foucault, y que , por ende, le
impide analizar las resistencias como
manifestaciones de poder, con una
estructura práctica que sin ser total-
mente exterior a la dominación, no
tiene su misma génesis, porque conlle-
va el ejercicio de fuerzas diferentes a las
de quien domina. La ductilidad del
análisis de Foucault sobre el poder
atenta contra la claridad conceptual del
mismo y además deja en la indefinición
total las jerarquías entre las relaciones
de poder que configuran a la sociedad,
la cual había tratado de ser resuelta por
Marx con la primacía de las relaciones
de producción.

Como si se tratara de una res-
puesta a algunos de los vacíos de la pro-
puesta teórica de Foucault, el análisis de
Pierre Bourdieu parte por definir las
fuerzas que constituyen el poder como
capital en acción; es decir, energía
social en movimiento, trabajo acumula-
do en forma de materia o en forma
interiorizada dentro de diferentes cam-
pos sociales y orientado prácticamente
a aprovechar las ventajas a las que per-
mite tener acceso. En su calidad de
capital, el poder es simultáneamente
una relación social, que sólo genera
efectos en el campo donde es produci-
da o reproducida, y su producto, y el
resultado de luchas por la apropiación

de trabajo vivo o cosificado; por ende,
contiene la dinámica social que esas
mismas luchas le imprimen, es el resul-
tado complejo de las relaciones de
fuerza que las constituyen (Bourdieu
1979: 127; 2000: 131). Además, la con-
cepción amplia de capital que desarro-
lla Bourdieu, le permite clasificar las
energías que conforman el poder en
económicas: bienes materiales o inma-
teriales convertibles en dinero; cultura-
les: información y conocimiento;
propiamente sociales: redes de cone-
xión y grupos de pertenencia; o simbó-
licas: la legitimidad adquirida por las
otras formas de capital. Por tal razón, la
noción de fuerza adquiere una nueva
entidad, acorde con la visión materia-
lista de Marx, pero con una compleji-
dad explícita que evita cualquier tipo
de reduccionismo. De la misma mane-
ra que en Foucault, en la obra de
Bourdieu el poder se extiende al uni-
verso de sentido en su calidad de poder
simbólico: fuerza que establece un
“orden gnoseológico: el sentido inme-
diato del mundo (y en particular del
mundo social)” y que, en conformidad
con Durkheim, supone un “conformis-
mo lógico”, una concepción homogé-
nea en el seno de la sociedad que
permite su integración (Bourdieu
2000: 91-92).

En virtud de la naturaleza rela-
cional del capital, el poder se desdobla
en dos dimensiones, prácticas y estruc-
turales, como “fuerza inherente a las
estructuras objetivas y subjetivas” y
como “regularidad interna del mundo
social” dentro de múltiples campos

P oder (Trayectorias teóricas de un concepto)

40

7 Esta confusión constituye uno de los ejes de la crítica de Poulantzas: “Pero las luchas pueden subvertir el poder sin ser
nunca, en efecto, realmente exteriores a él. Si en la concepción de Foucault no es posible tal subversión no se debe a que
sostenga, después del marxismo y coincidiendo con él, que la naturaleza del poder es relacional y que las luchas-resisten-
cias no están nunca en exterioridad absoluta con respecto al poder, sino a razones diferentes. Los poderes y las resistencias
aparecen en Foucault como dos polos puramente equivalentes de la relación: las resistencias no tienen fundamento. Por
ello el polo «poder» acaba por adquirir primacía.” (Poulantzas 1979: 181).

Page 10

L eopoldo Múnera Ruiz

sociales (Bourdieu 2000: 131). En
consecuencia, el campo específico del
poder se convierte en un campo inter-
sección: “El campo del poder (que no
hay que confundir con el campo polí-
tico) no es un campo como los demás:
es el espacio de las relaciones de fuer-
za entre los diferentes tipos de capital
o, con mayor precisión, entre los agen-
tes que están suficientemente provis-
tos de uno de los diferentes tipos de
capital para estar en disposición de
dominar el campo correspondiente y
cuyas luchas se intensifican todas las
veces que se pone en tela de juicio el
valor relativo de los diferentes tipos de
capital (por ejemplo la «tasa de cam-
bio» entre el capital cultural y el capi-
tal económico); es decir, en particular,
cuando están amenazados los equili-
brios establecidos en el seno del
campo de las instancias específicamen-
te encargadas de la reproducción del
campo del poder (en el caso francés, el
campo de las escuelas universitarias
selectivas).” (Bourdieu 2002: 50-51).

La aproximación teórica de
Bourdieu al estudio del poder transfor-
ma la noción de fuerza en su principal
elemento comprensivo y explicativo y
llega hasta subsumir el consenso en sus
características simbólicas, cuando los
actores tienen como referencia princi-
pal el orden gnoseológico dominante y
el conformismo lógico que él supone.
La transición del consenso a la fuerza
como eje analítico del poder queda así
consumada, mediante la superación de
la sinonimia entre violencia y fuerza, y
el enriquecimiento conceptual de esta
última noción8. Sin embargo, en ese

trayecto, el poder termina siendo asimi-
lado a la dominación y al sometimien-
to de los subordinados. No sólo se
desdibuja completamente la obediencia
voluntaria o apoyo activo de Hannah
Arendt y con ella la probabilidad de de
la dominación o el poder legítimos
propuestos por Weber y Ferrero, sino
también la probabilidades de resistencia
y emancipación de quienes a pesar de
no salir victoriosos en sus respectivos
campos y de no apropiarse del trabajo
vivo o cosificado de los otros actores,
logran movilizar la energía social con-
tenida en su propio trabajo y en sus
propios recursos, para incidir en el
orden dominante, o transformarlo. En
la obra de Marx ese poder provenía del
carácter específico y diferenciado del
proletariado dentro de las relaciones de
producción, de la fuerza que se des-
prendía de su participación activa en el
proceso productivo como energía crea-
dora de riqueza social. La segunda
dicotomía del poder entre capacidad y
praxis probablemente ayude a com-
prender la tendencia conceptual a
encerrar el poder en la dominación.

3. Capacidades individuales
y colectivas

En los albores de la modernidad
política en occidente, Hobbes definió
el poder que tiene el ser humano
como las facultades del cuerpo o la
inteligencia, poder original, o los
medios e instrumentos para adquirir
bienes futuros, poder instrumental
(Hobbes, 1994: 90). En una época de
desarrollo del capitalismo mercantil, tal
caracterización puso el énfasis en la

41

8 Incluso la fuerza contenida en el capital económico, cultural y social se transforma en capital simbólico cuando logra su
reconocimiento como poder legítimo, cuando adquiere las características del poder simbólico.

Page 17

P oder (Trayectorias teóricas de un concepto)

48

Bibliografía
Arendt, Hannah. 1970. Sobre la vio-

lencia. México: Joaquín Mortiz

De La Boétie, Etienne. 1980.
Discurso de la servidumbre voluntaria.
Barcelona,Tusquets

Barnes, Barry. 1990. La naturaleza del
poder. Barcelona: Pomares-Corredor

Bourdieu, Pierre. 1997. La
Distinction. Critique sociale du jugement. Paris:
Minuit

Bourdieu, Pierre. 2000. Poder,
Derecho y Clases Sociales. Bilbao: Desclée de
Brouwer

Bourdieu,Pierre. 2002.Razones prác-
ticas. Barcelona:Anagrama

Dahl, Robert. 1957. «The concept
of Power». En: Behavioral Science No. 2. 201-
205

Dahl, Robert. 1961.Who Governs?
Democracy and Power in an American City.
New Haven and London: Yale University
Press

Elías, Norbert. 1994. El proceso de la
civilización. México: F.C.E.

Ferrero, Guglielmo. 1998. Poder. Los
Genios invisibles de la Ciudad.Madrid:Tecnos

Foucault, Michel. 1986. Vigilar y
Castigar. Madrid: Siglo XXI

Foucault, Michel. 1987. La volun-
tad de saber. Madrid: Siglo XXI

Foucault, Michel. 1991. Sujeto y
Poder. Bogotá: Carpe Diem

García, Eloy. 1998.“Ferrero y la cri-
sis de la legitimidad democrática: la demo-
cracia ante su momento maquiavélico”, En
Ferrero, Guglielmo. Poder. Los Genios invisi-
bles de la Ciudad. Madrid:Tecnos. 9-49.

Habermas, Jürgen. 1998. Facticidad y
Validez. Madrid,Trotta

Hobbes, Thomas. 1994. Leviatán
(Tomo I). México: Gernika

Luhmann, Niklas. 1995. Poder.
M é x i c o : A n t h ro p o s - U n i ve r s i d a d
Iberoamericana

Lukes, Steven. 1985. El poder un
enfoque radical. México: Siglo XXI

Mann, Michael. 1997. Las fuentes del
poder social, II. Madrid:Alianza

Marx, Karl. 1975. La ideología alema-
na. Bogotá: Arca de Noé

Múnera Ruiz, Leopoldo. 1998.
Rupturas y Continuidades. Bogotá: Iepri-
Cerec-Facultad de Derecho Ciencias
Políticas y Sociales de la Universidad
Nacional de Colombia

Negri,Antonio. 1993. La anomalía
salvaje. México: Anthropos-Universidad
Autónoma Metropolitana

Parsons, Talcott. 1966. Estructura y
proceso en las sociedades modernas. Madrid:
Centro de Estudios Constitucionales.

Parsons, Talcott. 1967. Sociological
Theory and Modern Society. New York: Free
Press

Poulantzas, Nicos. 1979. Estado,
poder y socialismo. Madrid: Siglo XXI

Page 18

L eopoldo Múnera Ruiz

Schmitt, Carl. 2001. “Teología
Política I”, En: Orestes, Aguilar, Héctor.
Carl Schmitt, Teólogo de la Política. México:
Fondo de Cultura Económica

Spinoza, Baruch. 1986. Tratado polí-
tico, Madrid:Alianza

Spinoza, Baruch. 1987. Ética.
Madrid:Alianza

Tilly, Charles. 1992. Coerción, capital
y los Estados europeos, 990-1990.

Weber, Max. 2002. Economía y
Sociedad. México: F.C.E.

49

Similer Documents