Download Palmer, L. R. - Introducción Al Latín PDF

TitlePalmer, L. R. - Introducción Al Latín
File Size11.4 MB
Total Pages384
Table of Contents
                            Contraportada
NOTA A LA 2.ª EDICIÓN
PRESENTACIÓN
PREFACIO
PRIMERA PARTE
Esbozo de una historia de la lengua latina
	Capítulo primero
EL LATIN Y LAS DEMAS LENGUAS INDOEUROPEAS
		Los DIALECTOS ITÁLICOS: OSCO-UMBRO
		La TEORÍA ÍTALO-CÉLTICA Y LA “CIVILIZACIÓN DEL NOROESTE”
		Afinidades ítalo-grecas
		Fenómenos marginales
	Capítulo II LOS PROTOLATINOS EN ITALIA
		ILIRIO
		VÉNETO
		Sículo e "itálico occidental”
		Etrusco
		Griego
		Céltico
		Lepóntico
		Lígur
		EL SUSTRATO MEDITERRÁNEO
	Capítulo III
LOS DIALECTOS LATINOS Y LOS PRIMEROS TEXTOS
	Capitulo IV
EL LATÍN COLOQUIAL: PLAUTO Y TERENCIO
	Capítulo V
EL DESARROLLO DE LA LENGUA LITERARIA
		A. Poesía
		B. La LENGUA DE LA PROSA LITERARIA
		C. Poesía y prosa postclásicas
	Capítulo VI
EL LATIN VULGAR [Nota 16]
	Capítulo VII
LENGUAS ESPECIALES. EL LATIN CRISTIANO
SEGUNDA PARTE
Gramática histórico-comparada
	Capítulo VIII
FONÉTICA
	Capítulo IX
MORFOLOGÍA
	Capítulo X
SINTAXIS
NOTAS DE LOS TRADUCTORES
BIBLIOGRAFÍA
A P É N D I C E    TEXTOS LATINOS ARCAICOS
INDICE DE MATERIAS
INDICE DE PALABRAS
ÍNDICE
                        
Document Text Contents
Page 1

introducción
al latín

L. R. Palmer

Ariel

Page 2

La presente obra es una de las más sugestivas y pedagógicas
historias del latín e imagen ideal del manual universitario de la
disciplina. È1 própósito del autor, profesor de filología compara­
da en la Universidad de Oxfod, ha sido «compendiar para los
estudiantes de lenguas clásicas, para los colegas que trabajan
otros campos de estudio y para todos a quienes puedan interesar,
los resultados alcanzados por la investigación en torno a la histo­
ria de la lengua latina desde la Edad del Bronce hasta la caída
del Imperio Romano. N o se ha dado por supuesto conocimiento
alguno previo de los principios y métodos de la filología compa­
rada, reservándose, tales cuestiones al examen de los varios pro­
blemas a los que afectan. Mi intención ha sido exponer la com­
munis opinio en los casos en que existe, y, en caso contrario,
plantear con la mayor claridad posible los datos y los diversos
puntos de vista que se han formulado; con todo, no he sido
siempre capaz de ö tultar el hecho de que tengo opiniones pro­
pias». Para mantener el volumen del libro y su coste dentro de
unos límites razonables, ha sido necesaria una estricta selección
de temas, y, en este sentido, el autor, manteniendo la clásica
división, de fonética, morfología y sintaxis, ha preparado una
síntesis de gramática histórico-comparada particularmente ágil y
eficaz. La obra se completa con una antología de textos latinos
arcaicos y con exhaustivos índices de materias y palabras.

Letras e Ideas

Page 192

194 INTRODUCCIÓN AL LATIN

se refiere a una ecclesiastica loquendi consuetudo distintiva que se
va im plantando entre los cristianos: “hos —se refiere a los m á rti­
res—· multo elegantius, si ecclesiastica loquendi consuetudo p atere­
tu r, nostros «heroas» vocaremus” (De civ. Dei, 10, 21). En otro pa­
saje se refiere a la lengua especial de las Escrituras a propósito del
significado de “astu to” que sapiens tiene en Gen., 3, 1, y con orgullo
enfrenta el uso cristiano al de la lengua secular: “nam quem adm o­
dum loquantur auctores m undi quid ad nos?” . Que palabras espe­
ciales de este tipo aparecían en la lengua cotidiana de los cristianos
parece deducirse de otro pasaje de san Agustín. Agustín com enta
(Quaest. fiept., 7, 56) el uso de occurrere en el sentido de “m ata r”
en Jueces y Reyes (p. ej. vade, occurre illi):

q u o d id e o n o n in te l le g i tu r , q u ia n o n e s t c o n s u e tu d in is a p u d n o s i t a
d ic i, s ic e n im q u o d m i l i ta r e s p o te s ta te s d ic u n t : v a d e , a l le v a i l lu m ,
e t s ig n if ic a t “o c c id e i l lu m ”, q u is in te l le g a t , n is i q u i i l l iu s lo c u t io n is
c o n s u e tu d in e m n o v it?

EI contexto, en este caso, se refiere a los significados peculiares
que las palabras pueden tener en círculos especializados —aquí la
lengua de los soldados—, que resultan ininteligibles p a ra los que no
están familiarizados con el uso (consuetudo). Continúa luego con
otro ejemplo. “Solet vulgo apud nos dici: «compendiavit illi», quod
est «occidit illum»; et hoc nemo intellegit, nisi qui audire consuevit”,
Si vulgo apud nos significa “corrientem ente entre nosotros los cris­
tianos” —y es difícil interpretarlo de otro modo—, tenem os en este
pasaje un testim onio directo de la existencia de una palabra especial
cristiana referente a una cosa no específicamente cristiana, en la
term inología de Schrijnen un “cristianism o indirecto”. Los principa­
les procedim ientos seguidos en la creación de estos nuevos térm inos
específicamente cristianos han sido ya apuntados m ás arriba: p rés­
tam os (apostatas, etc.), calcos semánticos (lavacrum “bautism o”),
neologismos (trinitas, incarnatio, tribulatio, salvatio, univira), y, el
m ás im portante, uso de palabras latinas ya existentes con sentidos
cristianos nuevos. En estos casos los traductores y expositores m os­
tra ro n a menudo gran sensibilidad ante los sutiles m atices sem án­
ticos de las palabras latinas. Ha señalado Löfstedt que de los num e­
rosos sinónimos latinos de “rogar” orare fue gradualm ente eliminado
por rogare, petere, precari, etc., para sobrevivir solam ente en unas
cuantas frases estereotipadas. Así, orare adquirió un aire rem oto y
arcaico, una calidad de “glossa” que lo hizo apropiado p ara designar
el acto de rogar humildemente a Dios. De ahí el significado cristiano
de orare “rogar”. El sentido peyorativo de saeculum “el m undo pa­
gano” tuvo tam bién sus raíces en el latín “secular” : en latín arcaico

Page 193

ESBOZO DE UNA HISTORIA DE LA LENGUA LATINA 195

encontram os contextos en que la palabra es usada en un sentido
que denota m ás bien desconfianza y censura como “el mundo m o­
derno”, “esta generación” ; así, “novi hoc saeculum m oribus quibus
siet” (Plauto, Trin., 284) y el famoso pasaje de Tácito “nemo illic vitia
ridet, nec corrum pere et corrum pi saeculum —“m oderno”— voca­
tu r” (Germania, 19, 1). Los rom anos experim entaron cierta dificul­
tad en la traducción de la im portante palabra σωτήρ “salvador”. 5
Cicerón había definido el térm ino (In Verrem, 2, 2, 154) ; “is est
nim irum «soter» qui salutem dedit”. En otro lugar acuñó la palabra
servator, m ientras que en la época im perial encontram os el com ­
puesto conservator como uno de los títulos de Júpiter. Fue sin duda
este olor a pagano lo que movió a los prim eros traductores de la
Biblia a prescindir de conservator. Usaron en ocasiones el raro salu­
taris que en Cicerón (De fin., 3, 20, 66) se aplica a Júpiter, pero
acabó por acuñarse u n nuevo térm ino a p a rtir de salvare (que ya
era un. neologismo) : salvator. Tertuliano se atrevió a crear salutifi­
cator, que nació m uerto, salvator no consiguió aprobación inm edia­
ta. Arnobio habla de Cristo como sospitator. San Agustín dio de
lado a los escrúpulos puristas con su característico sentido com ún :

Christus, inquit, Jesus, id est Christus Salvator, hoc est enim Latine
Jesus, nec quaerant grammatici quam sit Latinum, sed C h ristian i
quam verum, salus enim Latmum nomen est. salvare et salvator
non fuerunt haec Latina antequam veniret salvator: quando ad La­
tinos venit et haec Latina fecit. (Serm ., 299, 6.)

Tam bién χάρισμα dio lugar a experiencias encam inadas a recoger
los m últiples sentidos de esta palabra central del cristianism o : do­
num , donatio, m unus fueron objeto de prueba; pero a la postre la
elección recayó en gratia. Se dio u n giro a algunas lenguas especia­
les y se rellenaron sus térm inos con contenido cristiano. Concreta­
m ente los cristianos, que se consideraban soldados de Cristo, hicie­
ron abundante uso de la term inología m ilita r,6 “vocati sumus ad m i­
litiam dei vivi iam tunc cum in sacram enti verba respondem us”
(Tertuliano, Mart., 30, 1, 9). El sacram entum es el juram ento del
soldado; los catechumeni son los reclutas ( tirocinium, novicioli).
Los clérigos son los duces, y su rebaño, el gregarius numerus. 11
m ártir, tra s haberse ejercitado en la prisión, cuando ya se ha despo­
jado de los animae impedimenta, m uere como un valeroso y au tén­
tico soldado: “huic sacram ento m ilitans ab hostibus provocor, par
sum illis, nisi illis m anus dedero, hoc defendendo depugno in acie,

5. Véase Ch. M o h r m a n n , “Vigiliae C hristianae”, IV, 1950, pp. 193 ss.
6. Sobre este punto véase W. J. T e e u w e n , Sprachlicher B edeutungsw andel

bei T ertu llian , 1926.

Page 383

ÍNDICE

Nota a la 2.* ed ic ión ................................................................................. 5
Presentación................................................................................................. 7
Prefacio.......................................................................................................... 9

P r im e r a p a r t e

Esbozo de una historia de la lengua latina

Capítulo I. El latín y las demás lenguas indoeuropeas . . 13
Capítulo II. Los protolatinos en I t a l i a ........................................ 43
Capítulo III. Los dialectos latinos y los primeros textos . . 68
Capítulo IV. El latín coloquial; Plauto y Terencio . . . 82
Capítulo V. El desarrollo de la lengua literaria . . . . 102
Capítulo VI. El latín v u l g a r .........................................................152
Capítulo VII. Lenguas especiales. El latín cristiano . . . 184

S e g u n d a p a r t e

Gramática histórico-comparada

Capítulo VIII. Fonética........................................................................ 211
Capítulo IX. Morfología........................................................................234
Capítulo X. S i n t a x i s .........................................................................283

Notas de los traductores.........................................................................337

Bibliografía..................................................................................................353

A p é n d ic e : Textos latinos arcaicos.........................................................359

Indice de m a te r ia s ................................................ ........ 371

Indice de p a la b r a s .................................................................................379

Page 384

Im preso en el m es de m arzo d e 1988

en Talleres G ráficos HUROPE, S. A.

R ecaredo, 2

08005 B arcelona

Armauirumque
Armauirumque

Similer Documents