Download Mito y Archivo - R.G. Echevarria PDF

TitleMito y Archivo - R.G. Echevarria
TagsNovels Anthropology Gabriel Garcia Marquez Latin America Literary Criticism
File Size16.7 MB
Total Pages149
Table of Contents
                            Page 1
Page 2
Page 3
Page 4
Page 5
Page 6
Page 7
Page 8
Page 9
Page 10
Page 11
Page 12
Page 13
Page 14
Page 15
Page 16
Page 17
Page 18
Page 19
Page 20
Page 21
Page 22
Page 23
Page 24
Page 25
Page 26
Page 27
Page 28
Page 29
Page 30
Page 31
Page 32
Page 33
Page 34
Page 35
Page 36
Page 37
Page 38
Page 39
Page 40
Page 41
Page 42
Page 43
Page 44
Page 45
Page 46
Page 47
Page 48
Page 49
Page 50
Page 51
Page 52
Page 53
Page 54
Page 55
Page 56
Page 57
Page 58
Page 59
Page 60
Page 61
Page 62
Page 63
Page 64
Page 65
Page 66
Page 67
Page 68
Page 69
Page 70
Page 71
Page 72
Page 73
Page 74
Page 75
Page 76
Page 77
Page 78
Page 79
Page 80
Page 81
Page 82
Page 83
Page 84
Page 85
Page 86
Page 87
Page 88
Page 89
	Page 1
	Page 2
	Page 3
	Page 4
	Page 5
	Page 6
	Page 7
	Page 8
	Page 9
	Page 10
	Page 11
	Page 12
	Page 13
	Page 14
	Page 15
	Page 16
	Page 17
	Page 18
	Page 19
	Page 20
	Page 21
	Page 22
	Page 23
	Page 24
	Page 25
	Page 26
	Page 27
	Page 28
	Page 29
	Page 30
	Page 31
	Page 32
	Page 33
	Page 34
	Page 35
	Page 36
	Page 37
	Page 38
	Page 39
	Page 40
	Page 41
	Page 42
	Page 43
	Page 44
	Page 45
	Page 46
	Page 47
	Page 48
	Page 49
	Page 50
	Page 51
	Page 52
	Page 53
	Page 54
	Page 55
	Page 56
	Page 57
	Page 58
	Page 59
	Page 60
                        
Document Text Contents
Page 2

rrmr r nrnrrrr:rrrre,rrr·?r··rrrnnn'MlPP

SECCIÓN DE OBRAS DE LENGUA Y ESTUDIOS LITERARIOS

MITO Y ARCHIVO

Page 74

=

146 EL MUNDO PERDIDO REDESCUBIERTO

puede contener ya todos los elementos principales de ese relato
maestro. ·

. No espor casu~lidad que Echeverría fuera el escritor que anun-
ciara con tal clandad un rompimiento con el relato maestro pre-
ce_dente, que se basaba en la relación entre la escritura y la volu-
mmosa producción jurídica del imperio español. No es necesario
a_bundar en la decadencia este imperio español desde antes del
stglo L · . XVIII. o ~mportante es que potencias como Inglaterra, que
ava_nzaban hacta la modernidad gracias a la Revolución Industrial,
tuVIe_:on cada vez mayor contacto con los territorios del Imperio
espanol. España, que obviamente se había rezagado en cuanto a
?esarroll~ científico y tecnológico, era remplazada por repúblicas
mdependtentes o ejercía un control tan débil en los territorios que
conservaba que éstos mantenían comunicaciones frecuentes con
l~s ?tras potencias europeas a través del contrabando.3 El comer-
cm tl~gal con Inglaterra y Francia era una realidad aceptada en las
colomas españolas desde que se inició el dominio español pero
conform 1 · · ' e e tmpeno español perdía fuerza el contrabando au-
mentaba o en su lu , ' . gar se cometian francas usurpaciOnes del po-
der, como en el caso de la ocupación inglesa de La Habana en
1
/6

2
Y de Buenos Aires en 1806. Estos contactos con los territo-

no~ españoles muchas veces fueron decisivos para modificar a las
soctedades coloniales, ya que aceleraban su entrada en ocasiones
antes que Es - · ' pana mtsma, en el nuevo mundo mercantilista creado
P?r la Revolución lndustrial.4 En cierto sentido fuera indepen-
diente de España 1 · . . ' _ o no, e terntono en cuestión a menudo estaba
enmaranado en una red d 1 · . . e re acmnes comerctales y culturales con
?tras ~otenctas europeas que lo convertían en neocolonia de esos
tmpenos · ·

en crectmtento. En la propia España después del ascen-
so al poder de la dinast' b b , · .' .
na ta or omca, Y en particular durante el ret-

do de Carlos III, un número considerable de miembros de la éli-
~~· a ve~~s con el apoyo de la Corona, acudió a las fuentes de la

ustracmn Y trató de emprender reformas radicales. Los artilu-
3 C. H Haring The Spanish E · ·

and World, I!)Ó '¡1 ])· mpzre ~n America (Nueva York, Harcourt, Brace
down ofthe splmish4l '~orge I. Do~mnguez, lnsurrection or Loyalty. The Break-
T. Halperin Donghi p:f:~e (iambnd?e, Mass., ~arv~rd University Press, 198o);
tionary Period (Cam,brid

1 11ti . con?mzcs, and Soczety m Argentina in the Revolu-
• M 1 M ge mveTS!ty Press 1975) anue oreno Fraginals El · · ' ·.

(La Habana Editorial d C" '. Szng:mo: compleJo económico-social del azúcar
' e Ienctas ociales, 197s).

EL MUNDO PERDIDO REDESCUBIERTO 147

gios del derecho español se hicieron aún más abstractos con res-
pecto al Nuevo Mundo, cada vez más ~jenos a la realidad de las
nuevas sociedades, salvo si se trataba de reprimir a la oligarquía
nativa, criolla, que miraba a Europa y Estados Unidos. De ahí
surgió un nuevo tipo de discurso hegemónico. Tal vez la última
obra importante derivada de la relación ley-narrativa fue El La-
zarillo de ciegos caminantes (1773), que trataba nada menos que
de la circulación de documentos en la América española y en la
que los complejos juegos relativos al autor y la autoridad con-
ducen a la conclusión inevitable de que el libro es su propio prota-
gonista picaresco, como lo ha demostrado brillantemente Karen
Stolley.5

Dado el tipo de relación que propuso entre los antiguos domi-
nios españoles y las nuevas potencias, en la que el abastecimiento
de materias primas era el aspecto fundamental, no debe sorpren-
demos que la naturaleza fuera el punto central de dicho discurs~,
aunque éste no sea el único motivo. Y por el adelanto de Argenti-
na en relación con el resto de América Latina, así como por sus
recursos naturales aparentemente ilimitados, tampoco debe sor-
prendemos que los escritores argentinos fueran el centro de ~t~n­
ción, aunque abunden ejemplos similares en el resto de Amenca
Latina. Este nuevo relato maestro no deriva su fuerza de la obser-
vación e imitación directas de la naturaleza latinoamericana, sino
de la mediación de la obra de numerosos viajeros científicos a
quienes debe considerarse, con justa razón, los segundos descu?ri-
dores del Nuevo Mundo. Si los primeros descubridores Y coloniZa-
dores se apropiaron de América Latina por medio del discurso
· h" · ayuda del jurídico, estos nuevos conquistadores lo tcteron con
discurso científico, lo que les permitió volver a dar nombre (como
si fuera la primera vez) a la flora y la fauna del Nuevo_ Mundo.
Este discurso tenía su propia retórica, que difi~re :onstderab~e­
mente de la que hoy en día identificamos como crenttfica. Los v~a­
. d d" · y relatos de vta-jeros escribieron narraciones en forma e tanos . ,
jes que no eran del todo ajenos a la literatura. En realidad: e~stta
una complicidad promiscua entre la literatura ~ el repo~aje cte~:
tífico que le hizo relativamente fácil a los escntores latmoamen

. . · t s· un itinerario "Critico 5 Karen Anne Stolley, El Lazarillo de czegos camman e ·
(Hanover, New Hampshire, Ediciones del Norte, 1992).

Jorge
Highlight

Jorge
Highlight

Jorge
Highlight

Jorge
Highlight

Page 75

E

1
¡
1
i
i
¡

148
EL MUNDO PERDIDO REDESCUBIERTO

canos asimilar estos textos. La nueva narrativa latinoamericana
absorbe este segundo viaje, este peregrinaje en busca de la singu-
laridad histórica de América Latina a través de la mediación tex-
tual de la ciencia europea.

Pero la ley no desaparece por completo de estas narrativas. La
escena de anarquía desenfrenada que presenta Echeverría tam-
bién revela la transición del discurso jurídico en este segundo
relato maestro y el hecho de que siga apareciendo hasta ahora
como un importante vestigio. Me refiero a la ley en el sentido lite-
r_al como código, no en el sentido más abstracto que uso en este
hbro como el discurso hegemónico que media en la narrativa; la
ley que, bajo distintas formas, sirve como modelo para la narrati-
va. De nuevo, la ley como código penal aparece a través de indivi-
d.~os que está~ al margen de ella, que han cometido alguna infrac-
Cion que los aisla de la norma, como los vándalos del cuento de
Echeverría. Mientras que en el periodo colonial' la ilegalidad se
~entraba en cuestiones de legitimidad -hijos naturales, adulterio,
msurrección-, ahora el tema es la violencia, una violencia que
excluye la legitimidad, aunque no la amenaza. En el siglo XVI estar
al margen de la ley significaba no existir en el sentido civil. A par-
tir del siglo XIX, la ilegalidad no excluye; el Otro delincuente es un
Otro Interno, creado por la división de la sociedad latinoamerica"
na en un mundo urbano y otro rural como resultado de la moder-
ni~ad. El Otro está dentro de una ley que incluye al observador,
qUien, en el caso de la narrativa, teme y desea ser como él. Desde
luego, esta inclusividad no significa que el Otro Interno tendrá un
lugar en la sociedad estratificada de América Latina más bien
representa una naturaleza que, recién interpretada po; la ciencia,
atrae como una ley global que explicará la otredad del Nuevo
Mundo como un todo. A partir de este momento la narrativa lati-
noamericana se ocupará obsesivamente de ese Otro Interno que
pue~e ser el_o~gen de todo, es decir, el origen violento de la dife-
re?~Ia que distmgue a América Latina y, en consecuencia, la hace
ongmal. Este problei?a perdurará como un fuerte vestigio no sólo
e~ textos -~uy conocidos como los cuentos de Horacio Quiroga,
smo tambien en algunos más recientes como "Axólotl" de Cortá-
~r. Fa~undo ·_Ouiroga, _A?tonio Conselheiro, Doña Bárbara,

em_etno Macias se co?virtieron en protagonistas de sus respecti-
vos hbros porque, en Cierta forma, son· anárquicos y violentos. Su

EL MUNDO PERDIDO REDESCUBIERTO 149

grandeza es la medida de su otredad, de su desviación de la nor-
ma, en este caso, literalmente de la ley. El yo latinoamericano
teme y desea a ese Otro Interno, por su ilegalidad, y viaja para
conocerlo. Pero la única manera de aprehenderlo es a través de la
mediación de un discurso hegemónico, ahora el de la ciencia mo-
derna, como lo difundieron los naturalistas que hicieron del Nue-
vo Mundo su laboratorio viviente.

Al igual que el discurso jurídico, el nuevo discurso es un proce-
so dialéctico de imitación y distorsión, proceso que se vuelve el
subtexto o el auténtico relato maestro. Ningún libro ejemplifica
esta operación de manera más dramática, ni deja una huella más
profunda en la narrativa latinoamericana que Facundo (1845) de
Sarmiento, contemporáneo cercano de "El matadero", quizá su
versión completa.

2 .

Facundo es un libro imposible de _clasificar; es un estudio _socioló-
gico de la cultura argentin~, un panfleto político cont~a la dictadur~
de Juan Manuel de Rosas una investigación filológica de los on-
genes de la literatura arge~tina, una biografía del c_audillo de pro-
vincia Facundo Quiroga, la autobiografía de Sa~ento, una nos-
tálgica evocación de un exiliado político de su tierra natal, una
novela basada en la figura de Quiroga; para mí es algo así ~omo
nuestra Fenomenología del espíritu. Como quiera que ~e considere
este libro Facundo es uno de esos clásicos de influenCia penetran-
te Y duradera, y perteneciente a varias disciplinas a la v_ez. El_ hecho
de que.Sarmiento llegara a ser presidente de Argentma e mstru-

, . · . emente en el curso de mentara pohticas que repercutieron enorm .
d. · , n 'nica de su hbro la historia de su país contribuye a la con I~IOn ca 0 -~

Los debates en tomo de Calibán como Simbolo de la c~ltura lati ·
. , . t" su on'gen en Sarmiento, son noamencana una polemica que Iene d 6

la prueba más reciente de la duradera pertinencia d~ Fac~ ~­
Otro resurgimiento quizá más perdurable, es la prohferacr n de
novelas de dictado~es en América Latina, todas con Facun °

. 1 d the Magisterial Rhetoric of • Véase "The Case of the Speaking Stat~e: AJ1~ ~
1

rs· Writing and Authority
~he Latin American Essay", en mi The Vozce_o, tUe. as ;y.of Texas Press, 11)85),
zn Modem Latín American Literature (Austm, ruversJ
pp.S-32.

Jorge
Highlight

Jorge
Highlight

Jorge
Highlight

Jorge
Highlight

Page 148

Mito y archivo. Una teoría de la narrativa latinoa~ericana,
de Roberto González Echevarría,

se terminó de imprimir y encuadernar en mayo de 2011
en Impresora y Encuadernadora Progreso, S. A. de C. V. (IEPSA),

Calzada San Lorenzo, 244; 09830 México, D. F.
La edición consta de 1 300 ejemplares.

Page 149

~111 ~~11
A . 3 2 . part:J.r u .c cunonomca y
la antropología, González Echevarría estudia la narrativa
latinoamericana desde una perspectiva histórica con el fin
de discernir el nexo de ésta con los discursos hegemóni-
cos en América Latina, desde la Colonia hasta el presente.

La picaresca, resultado de la imitación de los docu-
mentos jurídicos que transcribían la confesión que los
criminales hacían de sus delitos, es el modelo que sigue el
autor para elaborar la tesis de esta obra. Las crónicas de la
Conquista son su contrapartida americana en el siglo XVI.

El autor afirma que la narrativa no debe considerarse
como un discurso que se basta a sí mismo y que evolucio-
na según leyes propias, sino que se halla determinado por
las condiciones sociopolíticas que otorgan poder a formas
discursivas no literarias, como las jurídicas, las científicas
o las antropológicas: "Las relaciones que la narrativa esta-
blece con formas de discurso no literarias son mucho más
productivas y determinantes que las que establece con su
propia tradición, con otras formas de literatura o con los
hechos históricos concretos".

Dos momentos históricos, dos formas discursivas no
literarias, conforman el objeto de estudio de esta obra;
más allá de la Colonia y del discurso de la burocracia
imperial aparecen en lberoamérica el discurso científico
decimonónico - Humboldt y Danvin- y el discurso de
la antropología del siglo xx, que los estados americanos
incorporaron a su ideología, a su lengu~e y a sus mitos,
con lo que se verifica el retomo a los orígenes: la ley y el
archivo.

RoBERTO GoNZÁLEZ ECHEVARRÍA, investigador cubano doctorado

por la Universidad de Yale, fue profesor en Comell y hoy ocupa

la cátedra Sterling de literaturas hispánicas y literatura comparada

en Yale, donde además ha dirigido el Departamento de Español y

Portugués y el Programa de Estudios Latinoamericanos. Recibió

doctorados honoris causa de la Colgate University en 1987, de la

University ofSouth Florida en 2000, y de la Columbia University en

2002. Fue distinguido por el gobierno de los Estados Unidos con

la Medalla Nacional de las Humanidades.

Similer Documents