Download MENÉNDEZ, Eduardo. La Parte Negada de La Cultura PDF

TitleMENÉNDEZ, Eduardo. La Parte Negada de La Cultura
TagsAnthropology Knowledge Ideologies Society Antonio Gramsci
File Size861.4 KB
Total Pages55
Document Text Contents
Page 2

EDUARDO L. MENÉNDEZ

LA PARTE NEGADA
DE LA CULTURA

Relativismo, diferencias y racismo

2a edición aumentada y corregida

Page 27

26 La parte negada de la cultura Introducción 27

a acciones sociales colectivas de diferente tipo, hasta la inclusión de las con-
diciones sociales en la producción de conocimiento. Desde esta perspectiva,

teóricamente a mi propia trayectoria personal.

-
ción de la vida de los conjuntos sociales, sino especialmente en la producción
y uso del conocimiento académico. La descripción y análisis de problemas a

-

las más diversas tendencias teórico-metodológicas actuales, son sin embargo
reiteradamente excluidos. Así, por ejemplo, el saber académico y el saber de
los conjuntos sociales respecto del denominado «punto de vista del actor» se

-

debería ser estudiada a través de las representaciones y de las prácticas, pero,
-

mente a las representaciones sociales de los actores sociales estudiados.
Y lo mismo ocurre con las propuestas de describir y pensar la realidad

nunca como ahora las diferentes concepciones teórico-metodológicas y los
grupos más organizados de la sociedad civil han hablado tanto de relaciones
sociales en términos de redes sociales, de procesos de autoayuda o de análisis
procesual de las problemáticas analizadas, pero dentro de situaciones sociales
o de etnografías donde, sin embargo, lo relacional no aparece, es referido a
espacios virtuales o sólo es incluido secundariamente, centrándose la acción
social o el análisis antropológico en uno solo de los actores/agentes sociales, y

intervienen en una situación o proceso determinado.
Estas orientaciones no sólo se dan en el saber de los conjuntos sociales,

se desarrollan respecto de las producciones teóricas o sobre las etnografías
analíticas o interpretativas, de las cuales se excluyen los procesos de produc-
ción social, institucional, laboral de conocimiento. Dichas historias no sólo no
describen cómo se produjo la información obtenida o cuál fue el tipo de rela-
ciones tenidas por los investigadores con los informantes, para poder observar
a través de su trabajo cómo se produjeron la descripción y las explicaciones

-
ta de las condiciones políticas, sociales e ideológicas dominantes en el lapso

-
formación y de interpretaciones producidas, incluido el papel del lenguaje en
las relaciones de hegemonía/subalternidad dentro de las cuales se desarrolla la
investigación.

-

menos algunos de los mismos desaparecen del currículum formativo de los an-
tropólogos.1

aspectos de la teoría antropológica utilizada entre 1970 y 1990, se me ocurrió
mencionar el Proyecto Camelot (Horowitz, 1968) a un curso conformado por

había oído hablar de dicho proyecto, dos personas lo conocían de nombre y

-

de salud/enfermedad/atención, gestados dentro de la denominada antropología

1. Si bien, sobre todo autores localizados dentro del denominado postmodernismo,

en observar como los antropólogos han construido sus textos, en los efectos retóricos

diferentes pasos del trabajo antropológico, así como su relación con las condiciones ins-
titucionales y sociohistóricas donde se desarrolla no sólo su escritura sino dicho trabajo
(Boon, 1990, Geertz, 1988, Manganaro, 1992, Sangren, 1988).

Page 28

28 La parte negada de la cultura Introducción 29

-

de los cuales sin embargo constituyen una continuidad/discontinuidad no sólo
en términos de objetivos y de aproximaciones técnicas, sino frecuentemente
en términos de sus orientaciones práctico-ideológicas (Barrett, 1997; Harrison,
ed., 1997; Menéndez, 1970; Ugalde, 1985).

-
demos de las representaciones sociotécnicas y no solo de las prácticas del

orientación metodológica, el tipo de problemáticas investigadas o inclusive
la propia continuidad de la antropología en ciertos contextos. De tal manera

producción de explicaciones teóricas, sino también la posibilidad de realizar

La cuestión, como veremos a lo largo de nuestro texto, no radica en tener

del imaginario antropológico como del trabajo disciplinario, sino en tratar
de tener una cierta congruencia metodológica en función de los problemas a
investigar. Y desde esta perspectiva uno debería manejar información sobre
cómo se constituye el campo problemático sobre el cual trabaja, no sólo en
términos teóricos y de la elaboración práctica del saber, sino de los usos y
apropiaciones del mismo. Lo cual puede posibilitar la construcción de auto-

de forma relacional el uso de la perspectiva del actor o reconocer y explicar el

prácticas sociales de los actores.
Una aproximación de este tipo puede conducir a reconocer a través del

-
beres, sino cómo las orientaciones dominantes pueden imponerse a los ob-
jetivos y concepciones del investigador. A través del estudio del proceso de
alcoholización (Menéndez, 1985, 1990b), de la denominada medicina tradi-
cional (Menéndez, 1981 y 1990a) o de la participación social en el proceso

saber antropológico se construye y usa a través de las representaciones so-

ciales, y a partir de este reconocimiento plantearnos e intentar desarrollar una
antropología de las prácticas.

-
pológico a sus decursos socioideológicos o político-económicos en términos
de sus relaciones con el colonialismo o el racismo por un lado o con el etnicis-
mo o el feminismo por otro; es decir, a una correlación casi exacta entre pro-
yectos coloniales, neocoloniales y poscoloniales y proceso de conocimiento.

-
-

tación de la producción académica, para otros serían procesos decisivos en la
constitución de esa producción. Otras corrientes verían más tarde al colonia-

producción de saber antropológico, sino en el tipo de instituciones dentro de
las cuales se piensa y se desarrolla el trabajo antropológico. Como veremos,

-
ber entre colonialismo y antropología, mientras Stauder (1993) la coloca en el

-
-
-

en la elaboración de teorías, en la forma de realizar un trabajo de campo, en los

dominan actualmente en ciertos países e instituciones, y en las relaciones esta-
blecidas entre antropólogos/instituciones de los países centrales y de los países
periféricos, donde necesitamos observar la presencia intrínseca de los procesos

sino también en la producción de saberes de los conjuntos sociales.
La propuesta de analizar la producción y el uso de saberes a partir de sus

características y condiciones intrínsecas, inclusive de encontrar lo contextual
-

Page 54

54 La parte negada de la cultura 55

papel del inconsciente y de la represión, articulado con el relativismo cultural
-

ponsabilidad individual frente al avance del fascismo centrado en la prioridad
absoluta del estado.

con la tendencia de las ciencias sociales y antropológicas a considerar la cul-
tura o la sociedad como totalidades a explicar por sí mismas. Por ello deben
ponderarse los escasos intentos de recuperar al sujeto dentro de la produc-

sus investigaciones; siendo Cora Du Bois la primera etnógrafa en estudiar la
personalidad de sujetos de una cultura no occidental, los alor. La inclusión del
papel del individuo y la descripción de comportamientos individuales y micro-
grupales por los antropólogos puede observarse en términos paradigmáticos
en la obra publicada por Homans en 1950 sobre el grupo humano, en la cual

los casos utilizados por Homans para fundamentar su propuesta teórica fueron

La tendencia a recuperar el papel del individuo es una característica com-
parativa del pensamiento norteamericano evidenciada no sólo a través de la
descripción de los diferentes tipos de articulación sujeto/sociedad, sino tam-

-
-

[1968], p. 146).

nuevas técnicas utilizadas, especialmente la entrevista en profundidad y, sobre
et al., 1945). Este

énfasis en el individuo se observa también a través de los estudios de antro-

genera cambios por estar en contacto con el medio urbano, considerado como

de la ruptura serán los líderes del cambio a través de sus efectos sobre los
otros miembros de la comunidad (Erasmus, 1961 y 1969). Pese a la orienta-

sobre el mismo en el resto de las antropologías nacionales, caracterizadas por
describir, una cultura donde el sujeto era ella, y por homologar el individuo a
su cultura.

-
mino «primitivo», -
terísticas culturales y/o productivas, y de los cuales los más extendidos fueron

-
rante este lapso se incrementa la aplicación de la antropología a las denomina-

descripción y análisis, como la comunidad urbana entendida como sociedad de
-

bilidades y limitaciones de la metodología antropológica. Los trabajos de los
Lynd, de Warner, de los Gardner, de West, del grupo británico de «observación
de masas», respecto de las propias sociedades norteamericanas e inglesas, así

Miner para Timbuctu, constituyen la avanzada de un proceso caracterizado por

sobre sociedades y culturas consideradas como grupos étnicos y caracteriza-
dos por el distanciamiento cultural existente entre antropólogo y nativo, y por

-
manas trabajaran con sus propias diferencias culturales, étnicas y raciales, no
solo en términos de trabajo teórico, sino también ideológico-político.

Page 55

54 La parte negada de la cultura 55

papel del inconsciente y de la represión, articulado con el relativismo cultural
-

ponsabilidad individual frente al avance del fascismo centrado en la prioridad
absoluta del estado.

con la tendencia de las ciencias sociales y antropológicas a considerar la cul-
tura o la sociedad como totalidades a explicar por sí mismas. Por ello deben
ponderarse los escasos intentos de recuperar al sujeto dentro de la produc-

sus investigaciones; siendo Cora Du Bois la primera etnógrafa en estudiar la
personalidad de sujetos de una cultura no occidental, los alor. La inclusión del
papel del individuo y la descripción de comportamientos individuales y micro-
grupales por los antropólogos puede observarse en términos paradigmáticos
en la obra publicada por Homans en 1950 sobre el grupo humano, en la cual

los casos utilizados por Homans para fundamentar su propuesta teórica fueron

La tendencia a recuperar el papel del individuo es una característica com-
parativa del pensamiento norteamericano evidenciada no sólo a través de la
descripción de los diferentes tipos de articulación sujeto/sociedad, sino tam-

-
-

[1968], p. 146).

nuevas técnicas utilizadas, especialmente la entrevista en profundidad y, sobre
et al., 1945). Este

énfasis en el individuo se observa también a través de los estudios de antro-

genera cambios por estar en contacto con el medio urbano, considerado como

de la ruptura serán los líderes del cambio a través de sus efectos sobre los
otros miembros de la comunidad (Erasmus, 1961 y 1969). Pese a la orienta-

sobre el mismo en el resto de las antropologías nacionales, caracterizadas por
describir, una cultura donde el sujeto era ella, y por homologar el individuo a
su cultura.

-
mino «primitivo», -
terísticas culturales y/o productivas, y de los cuales los más extendidos fueron

-
rante este lapso se incrementa la aplicación de la antropología a las denomina-

descripción y análisis, como la comunidad urbana entendida como sociedad de
-

bilidades y limitaciones de la metodología antropológica. Los trabajos de los
Lynd, de Warner, de los Gardner, de West, del grupo británico de «observación
de masas», respecto de las propias sociedades norteamericanas e inglesas, así

Miner para Timbuctu, constituyen la avanzada de un proceso caracterizado por

sobre sociedades y culturas consideradas como grupos étnicos y caracteriza-
dos por el distanciamiento cultural existente entre antropólogo y nativo, y por

-
manas trabajaran con sus propias diferencias culturales, étnicas y raciales, no
solo en términos de trabajo teórico, sino también ideológico-político.

Similer Documents