Download Lenguaje Criollo ALVA PDF

TitleLenguaje Criollo ALVA
TagsPeru Philosophical Science Politics (General) Indigenous Peoples Machismo
File Size295.6 KB
Total Pages8
Document Text Contents
Page 1

Papel de Viento. Revista del Círculo de Estudios Lingüísticos y Literarios "Luis Hernán Ramírez".

Lambayeque (Perú), 2001, Año II, No. 2, pp. 19-22.



Lenguaje popular:

aproximación al estudio del criollo

José Alva Quiñones 
_______________________________________________________________________


La sociolingüística examina las relaciones entre las variables 'lenguaje' y 'sociedad', y se propone descri-
bir el sistema de reglas o normas que regulan el uso del lenguaje en un entorno cultural determinado.
Uno de los tópicos a indagar es el nivel de los estilos que derivan de ciertas formas de conducta psicoso-
cial. Este artículo presenta un marco descriptivo del denominado estilo criollo peruano.

_______________________________________________________________________

Introducción.



En el Perú hay tres estilos de vida características, muchas veces en pugna, pero siempre en

continua interacción: el estilo indígena, el estilo criollo, el estilo extranjero (llámese español,

europeizante, o simplemente "gringo"). Esto determina que desde el punto de vista cultural,

nuestro Perú sea un país escindido. El estilo indígena con una raigambre autóctona y una

cosmovisión todavía no suficientemente comprendida ni sistemáticamente descrita, ha resistido

por sí la presión colonizadora de los españoles. El estilo criollo, también nativo, pero cuyos

orígenes deben buscarse en el desarraigo de los hijos de los conquistadores, asienta su desa-

rrollo en el mestizaje y en el proceso de la colonización y de la transculturación. El estilo ex-

tranjero que por muchos años ha sido idealizado por quienes detentaban el poder económico,

político, científico y social del país.



El criollo.



Se llamaba criollo a los hijos de los españoles nacidos en América. Actualmente, entre noso-

tros, en el Perú, se le utiliza como sinónimo de limeño y por extensión de costeño. Se le opone

a serrano o a cholo, a los que se les identifica como indígenas. El neocriollismo, por su parte,

es la mezcla del criollismo tradicional con matices de lo rural e indígena.



Características del criollo.



 La viveza criolla.



Como fenómeno sicosocial la viveza criolla constituye sinónimo de antiingenuidad. Resulta de

una mezcla armoniosa de ingenio-audacia, ventajismo y falta de escrúpulos. Constituye todo un

estilo de vida que lo encontramos en los más diversos grupos sociales. La viveza criolla implica

la actitud de estar alerta, de aprovechar toda oportunidad, de estar siempre dispuesto al quite o

Page 4

Lenguaje popular: aproximación al estudio del criollo
José Alva Quiñones



guardarle las espaldas, deberle obediencia y sumisión. Él en cambio se deja querer y atender y

debe ser quien manda.



 Aventajar al otro.



Constituye una mezcla de competitividad, afán de dominio y espectacularidad que llevan al

criollo a vivir comparando sus méritos y sus logros con los de los demás. Lucirse, sobrase,

pasar, son expresiones que llevan implícita esta actitud.



 Mostrarse valiente y bravucón.



Estar dispuesto a la pelea y a la competencia, mostrarse audaz, desafiante, competitivo, no

aceptar la humillación ni el ridículo, constituyen los valores machistas básicos del criollo que lo

empujan a una actitud de enfrentamiento sólo para conservar su prestigio de valiente y de bra-

vucón. Ser un machote, ser un gallo de pelea, no dejarse pisar el poncho muestra esta actitud

criolla básica. Roncar, ser castigador, ser pre-potente, ser alaraquiento, ser aventado, jugarse

entero, meterse a la candela, son otras tantas expresiones que denotan idénticos valores ma-

chistas.



 Exigir sus derechos.



El criollo es reclamador y exigente, no tolera que atropellen sus derechos, y adopta una actitud

de enfrentamiento activo. Son modalidades de este enfrentamiento: a. el aclare; b. el paralé; c.

el piteo.



a. El aclare. Aclarar a alguien es enfrentarlo para poner las cosas en su sitio, es desmentirlo

borrando malos entendidos, mostrándole que no se le tiene temor y colocándose en el sitio que

cree que le corresponde. Es 'bajar' a alguien que pretende de una u otra forma echar sombra

sobre su prestigio atropellarlo o 'usarlo'.



b. El paralé. Parar a alguien es poner con firmeza límite a quien hace abuso de confianza o se

sobrepasa en el uso de sus derechos.



c. El piteo. Pitear consiste en reclamar enérgicamente, protestar con violencia cuando siente

sus derechos conculcados.



 Darse ínfulas.



El criollo vive exageradamente en función de qué dirán aparentando lo que no es, dándole a su

existencia cierto matiz de inautenticidad e impostura. Le gusta mostrarse sobrado, dársela de

Page 5

Lenguaje popular: aproximación al estudio del criollo
José Alva Quiñones



macho, sonar, fanfarronear, sorprender a los otros con balandronadas. Expresiones como pura

pose, sólo peliculina, puro blablá, ser caído, dárselas de macho, darse su lado, etc. ilustran

bien esta actitud.



 Tomar el pelo y tener correa.



En su manera de hablar el criollo es locuaz y tuteador, ocurrente y ameno, liso y burlón. Sus

dimes y diretes están mal pimentados casi siempre de gracia y picardía, de sumba y malicia y

de una penetración sicológica realmente admirable. La conversación entre criollos transcurre

casi siempre en un tono seguido, donde el doble sentido, el humor y la chispa son una constan-

te.



El criollo busca reírse a costa del otro. La tomadura de pelo y la chacota son las formas más

crudas del humor agresivo. Batir y no dejarse batir constituye uno de los valores fundamentales

en la conducta del criollo.



La tomadura de pelo -verdadero deporte del criollo- es una técnica que utilizando la broma está

dirigida a ridiculizar al otro, poniendo en evidencia sus defectos y debilidades. El tomador de

pelo distorsiona los acontecimientos o pone al otro en situaciones imaginarias tratando siste-

máticamente de "picarlo". La chacota es la burla en cero de los espectadores de una tomadura

de pelo. La tomadura de pelo y la chacota constituyen todo un juego del tipo perseguidor-

perseguido donde el grupo participa creando la atmósfera de burla necesaria que colabora con

el tomador de pelo y multiplica el efecto del ridículo. La correa es la capacidad que tiene el

criollo para tolerar la agresión de las bromas, las burlas y las tomaduras de pelo.



Se espera del criollo que entre en el juego de los dimes y diretes, de los chistes y de las toma-

duras de pelo, responda con otras agudezas, que no se 'pique' y que sea capaz de participar

en el grupo que hace la chacota, convirtiendo todo esto en una verdadera escaramuza con sus

protagonistas y sus espectadores.



Los estudiosos están realizando una recopilación de los chistes más frecuentes que circulan

entre los criollos, en el convencimiento de que constituyen un testimonio vivo de la percepción

que tiene el criollo de sí mismo y de su mundo.



El criollo aficionado a los chistes y a las bromas suele tener correa y procura sobrepasar al

burlador devolviéndole la broma con alguna frase ingeniosa, estableciéndose así verdaderas

escaramuzas verbales preñadas de picardía que suelen hacer las delicias del grupo que festeja

y alienta este tipo de juegos.

Page 7

Lenguaje popular: aproximación al estudio del criollo
José Alva Quiñones



contador pone al día sus libros haciendo en los tres últimos días el trabajo que debió hacer en

todo el año.



 Aprovechar y gozar el momento.



Fiestero, gastador, chupador, jaranista, bullanguero, mujeriego, alegre y sensual, la vida para el

criollo es algo que hay que gozarla y aprovecharla. Que viva la jarana aunque no se coma ma-

ñana, a bailar a bailar que el mundo se va a acabar, darse la gran vida,... son exclamaciones

que muestran este rasgo hedonista en la conducta del criollo.



 Mostrarse sociable y conversador.



El criollo actúa con desenvoltura en las actividades sociales, es dichirachero, usa el halago y la

"labia" para lograr sus propósitos. Piropeador, zalamero, confianzudo y espontáneo, rompe

siempre las formalidades y acorta las distancias interpersonales. Tuteador (se pone fácilmente

en ambiente, es fiel amigo), compadrero, apañador, acollerador y muchas veces jala más para

el amigo que para la propia familia, es candil de la calle y oscuridad de su casa.



 Sentimentalismo.



Resentido, sentimental y romántico, el criollo cultiva un verdadero "mamismo". La mujer del

criollo es sufrida, querendona, hogareña y estimula el machismo del hombre. Estar templado,

encamotarse, darse a la pena, cegarse por alguien, etc. ilustran esta actitud.



 Fatalismo.



El criollo cree en la suerte y en la mala suerte, en que su destino está trazado de antemano y

en que hay los que han nacido con estrella y los que han nacido estrellados. Las siguientes

expresiones ilustran esta actitud: nacido de pie, ser lechero, ser piñoso, es su destino.



Los "ismos" del criollo.



Para terminar y a manera de resumen, queremos referirnos a los "ismos" que caracterizan las

técnicas de conducta del criollo:



 El ventajismo: tendencia a aprovecharse sin escrúpulos de la ingenuidad, la ignorancia

o el descuido de los demás.

 El machismo: culto al coraje y la bravuconada.

 El manipulismo: tendencia a manejar personas y situaciones en provecho propio.

Similer Documents