Download LAS OBLIGACIONES - RENE RAMOS PAZOS.pdf PDF

TitleLAS OBLIGACIONES - RENE RAMOS PAZOS.pdf
Tags Payments Estate (Law) Justice Statute Of Limitations
File Size405.5 KB
Total Pages96
Document Text Contents
Page 2

LAS OBLIGACIONES.1



Generalidades.



Nuestro ordenamiento jurídico contempla dentro de los denominados derechos
subjetivos, a los reales y a los personales, a los cuales les da el nombre de cosas
incorporales. Posteriormente los define en los Arts. 577 y 578 C.C. respectivamente. Los
primeros, son aquellos que se tienen sobre una cosa sin respecto a determinada persona.
Los segundos en cambio, son aquellos que pueden reclamarse de ciertas personas que por
un hecho suyo o la sola disposición de la ley han contraído obligaciones correlativas. De
estos últimos nacen las denominadas obligaciones.


Es preciso mencionar que unos y otros representan 2 caras de la misma moneda,

debido a que no puede existir una sin la otra, en definitiva el derecho personal o la
obligación sólo depende desde el punto de vista que se mire la relación jurídica, del
acreedor (Titular del crédito) o del deudor (Obligado a cumplir una determinada
prestación).


Clásica es la doctrina que distingue entre derechos reales y personales, de hecho

nuestro código civil adopta de cierta manera dicha concepción, en el Art. 576 C.C. al decir
que las cosas incorporales son derechos reales y personales. Es por ello que los autores han
enumerado ciertas diferencias entre ambos:


a.- En los derechos reales existe una relación de persona a cosa; en cambio, en los

personales, la relación se da entre 2 sujetos determinados: Acreedor y deudor.
b.- En cuanto al contenido, los derechos reales confieren un poder jurídico

inmediato sobre la cosa; en cambio, en los personales, el titular (Acreedor) sólo puede
obtener el beneficio correspondiente mediante un acto del obligado (Deudor).

c.- En cuanto a la forma de adquirirlos, los reales requieren de la concurrencia de la
dualidad título modo de adquirir. En cambio, para adquirir los personales basta el título.

d.- Los derechos reales son absolutos “en cuanto al titular le corresponde una acción
persecutoria y restitutoria, dirigida al reintegro de la cosa y ejercitable frente a terceros”.
Los derechos personales en cambio, son derechos relativos ya que sólo se pueden exigir del
deudor.

e.- En cuanto a su ejercicio, los reales, por el hecho de recaer directamente sobre
cosas permite una ilimitación que no puede darse respecto de las obligaciones, y además,
mientras los derechos reales se consolidan o reafirman a través de su ejercicio; en los
personales, el ejercicio mediante el cumplimiento lleva aparejada su extinción.

f.- En cuanto a su contravención, los reales pueden ser violados por cualquier
persona, en tanto los personales, sólo pueden ser contravenidos por el deudor.

g.- Finalmente se dice que los derechos reales sólo los puede crear la ley (numerus
clausus), quedándoles prohibido a las partes establecerlos en sus convenciones, en cambio,
los personales, pueden ser creados por las partes en virtud de su autonomía de la voluntad,


1
Resumen en base al libro de René Ramos Pazos, De las Obligaciones.

Page 48

restituir, pues en caso contrario habría enriquecimiento sin causa (Art. 1875 C.C.) Además
debe restituir los frutos, en los siguientes casos:
1.- En las asignaciones modales con cláusula resolutoria. Art. 1090 C.C.
2.- Donaciones entre vivos. Art. 1426 C.C.
3.- Compraventa resuelta por no pago del precio. Art. 1875 C.C.

b.- Efectos en relación a los terceros: Lo que causa duda es como produce efecto respecto
de terceros si es una acción personal (Art. 578 C.C.). Pero no es tan raro que produzca
efectos respecto de terceros, pues el deudor condicional pudo haber enajenado o gravado la
cosa que poseía bajo condición. En virtud del efecto retroactivo de la resolución, el dominio
también se recupera, pudiendo intentar la acción reivindicatoria. Estas normas tienen
efectos restringidos, debido a que sólo afecta al tercero que está de mala fe.

b.1.- Art. 1490 C.C. Esta norma dispone que “Si el que debe una cosa mueble a plazo, bajo
condición suspensiva o resolutoria, la enajena, no habrá derecho a reivindicarla contra
terceros poseedores de buena fe”. Al señalar “cosa muebles” se refiere a cosas corporales
como incorporales (Art. 574 C.C.). El artículo en análisis, tiene errores técnicos en su
redacción:

1.- “El que debe una cosa”, el código cae en una impropiedad, ya que mientras no se
verifica la condición nada se debe, es más correcto decir, “el que posee una cosa muebles”

2.- La norma señala 3 supuestos:

2.1.- Que se tenga una cosa debida a plazo: En este caso no opera, pues antes de cumplido
el plazo, quien la tiene es usufructuario y no propietario (Art. 1087 C.C.). En este caso se
aplican las normas de venta de cosa ajena (Art. 1815 C.C.), sin perjuicio de que el acto le
sea inoponible al verdadero dueño, independiente de la buena o mala fe del tercero.

2.2.- Que se tenga una cosa debida bajo condición suspensiva: No puede aplicarse aquí,
puesto que antes de verificarse la condición nada se posee, sólo tiene la aprehensión
material.

2.3.- Que se tenga una cosa debida bajo condición resolutoria: En este caso si se aplica, ya
que es el único caso en que se es poseedor, y por ende se puede enajenar y constituir
gravámenes, los cuales se deben extinguir de cumplirse la condición.

Requisitos:

1.-Que el deudor condicional haya enajenado o gravado la cosa que poseía bajo condición
resolutoria.
2.- Que el tercero esté de mala fe, es decir, que haya tenido conocimiento de la existencia
de la condición.
Cobra relevancia la presunción de buena fe del Art. 707 C.C. el cual es de aplicación
general, por tanto quien la alega debe probarla.

Según el Profesor Pedro Hidalgo existen más requisitos:

Similer Documents