Download Las Glandulas, Nuestros Guardianes Invisibles, por M. W. Kapp pdf PDF

TitleLas Glandulas, Nuestros Guardianes Invisibles, por M. W. Kapp pdf
File Size2.4 MB
Total Pages181
Document Text Contents
Page 1

LAS GLANDULAS
N uestros G u a rd ia n e s Inv is ib les

Page 90

term inan la diferencia de sexo en las personas.
La m asculinidad y la fem ineidad son una expre­
sion de la inter-relation de todas las secreciones
internas. Los testiculos y los ovarios solamente
producen ciertas tendencias. No existe lo absolu­
to masculino ni lo absoluto femenino, porque to-
davia hay en nosotros mucho de ambos. Esto lo
com prendera el lector si recuerda la action de
la glandula p itu itaria en sus aspectos anterior y
posterior. Los testiculos y el lobulo anterior
p itu itario hacen a la persona predom inantem ente
masculina, y el lobulo posterior p itu itario y los
ovarios hacen a la persona predom inantem ente
femenina. Cuando la glandula tim o ha impedido
el com pleto desarrollo de las glandulas sexuales
diferenciadas, tenemos la continuation de dos
expresiones sexuales en la misma persona. Aqui
se desarrolla la persona homosexual. (Vease la
glandula timo)

El sexo se debe, segun parece, a cierta reaction
quimica, y depende del num ero de cromosomas en
la celula del huevo. El varon tiene 22 cromosomas
y la hem bra 24. Tam bien las sales de calcio tienen
una funcion dom inante en el desarrollo del hom ­
bre y de la m ujer. El hom bre es mas estable en
la action de estas sales de calcio. La m ujer es
menos estable a causa de la periodicidad de su
vida, la m enstruation, la prenez y la lactancia, que

Page 91

requieren el uso de la reserva de estas sales.
A causa de esto es que el hom bre tiene mas es-

tatura y es mas fuerte. El eunuco es la persona en
la que el sexo nunca se ha desarrollado a causa de
la castration; tiene aspecto infantil en mentali-
dad y facciones, y sin embargo llega a la senilidad
cuando todavia es joven. Carece de las sales de
calcio que contribuyen a la estabilidad. Hay tam­
bien personas infantiloides, o sea, que se mantie-
nen infantiles en su desarrollo sexual aun cuando
no han sido castradas. T ienen alguna semejanza
con los eunucos. Encontramos que esa tendencia
infantiloide se encamina invariablem ente hacia
la homosexualidad, la cual se define como el deseo
de asociarse a su propio sexo, o el placer sexual
que se expresa m ejor en la comparria del propio
sexo.

La historia nos habla de varios cultos de homo­
sexualidad. En muchos casos los homosexuales
se produjeron por medios antinaturales de inhi-
biciones e irritaciones sexuales hasta que toda
expresion norm al fue imposible. Se les usaba en
ordenes religiosas o como prostituidos para orde*
nes o sectas. A un en nuestros dias hay ordenes
religiosas que consideran como parte de su reli­
gion el inh ib ir absolutam ente todo impulso sexual,
y aun cuando estas ordenes cuentan con muchos
hombres insignes, pues absorben su energia sexual

Similer Documents