Download La Norma Penal.03 PDF

TitleLa Norma Penal.03
TagsCriminal Law Crime & Justice Crimes Felony Statutory Law
File Size75.8 KB
Total Pages5
Document Text Contents
Page 2

LA NORMA PENAL
La norma penal, siempre de origen estatal, es un imperativo que contiene reglas de
comportamiento impuestas por el Estado, dirigidas a regular conductas de los
ciudadanos, asociadas a determinados comportamientos sancionados punitivamente.
La norma penal tiene una función valorativa, en el sentido de que a través de ella
ciertos comportamientos se califican como contrarios a los fines del Estado.
Por lo general la norma penal está constituida por dos elementos: el precepto
(praeceptum legis) y la sanción (sanctio legis). En el precepto está contenida la
descripción de lo que se debe hacer o no hacer, y, por lo tanto del hecho que constituye
delito. La situación descrita en la norma se denomina comúnmente figura o tipo penal.
El tipo penal completo es entonces el que contiene el precepto y la sanción con todos
sus elementos constitutivos, es decir, aquel que no necesita complementarse con el
contenido de otra norma jurídica del mismo u otro ordenamiento; a su vez el precepto
deberá precisar, en primer lugar, el sujeto activo del hecho punible, esto es quien o
quienes podrán incurrir en la acción u omisión que se prohíbe; en segundo lugar el
sujeto pasivo del mismo, que es el titular del bien jurídico objeto de protección, y en
tercer lugar el bien jurídico que se pretende proteger de una conducta específica, cuya
referencia y descripción constituyen el cuarto elemento del precepto.

Características de la Norma Penal
La ley penal presenta ciertas características definidas que permiten diferenciarla de
normas pertenecientes a otros ordenamientos jurídicos. Tales características son:
generalidad, imperatividad, originalidad y autonomía.

a. Generalidad
La ley penal es general y abstracta, no solo porque va dirigida a la
generalidad de los coasociados, sino porque consigna esquemas amplios de
comportamiento dentro de los cuales ha de caber la conducta del agente.
b. Imperatividad
Como regla de conducta que proviene del Estado, la ley penal es obligatoria;
ella constituye un mandato imperativo que emana del legislador y se dirige a
los coasociados para regular su conducta prohibiendo tácticamente
determinados comportamientos.
c. Originalidad
La ley penal es original en cuanto es fuente única de punibilidad referida
exclusivamente a las conductas que ella describe. Esta tesis es contraria a la
sostenida por Binding, para quien el precepto penal existe ya en otros
ordenamientos jurídicos, por donde concluye que la ley penal solo se ocupa
de señalar sanciones, el derecho penal tendría, así una función meramente
sancionatoria de preceptos contenidos en otras leyes; y contraria también a
la posición de Grispigni no muy diversa de la de Binding; el eminente jurista
italiano, en efecto acepta la existencia del precepto penal pero considera que
presupone necesariamente la presencia de otro precepto no penal del cual
depende.
d. Autonomía
La originalidad de la ley penal trae como consecuencia su autonomía. La ley
penal es independiente de cualquiera otra ley y funciona con autonomía

Page 3

propia porque obedece a exigencias peculiares y persigue finalidades
específicas.

Destinatarios de la norma penal
¿A quien se dirige la norma penal?
Autores hay que, haciendo la distinción entre precepto y sanción, señalan como
destinatarios del primero a los particulares y de la segunda a los órganos del Estado
encargados de imponer sanciones.
Otra corriente doctrinaria, partiendo de una concepción unitaria de la norma sostiene
que ella se dirige indistintamente tanto a los órganos del Estado que deben hacerla
cumplir (jueces), como los particulares que ella han de someterse.
Es verdad que la norma consta de precepto y sanción, pero también es cierto que estos
elementos no pueden separarse arbitrariamente; se trata de verdad de dos aspectos
inescindibles de un mismo todo: la norma; ella llega en toda su plenitud formal tanto a
los particulares como a los jueces en forma tal que ni aquellos desconocen la sanción
que sufrían en caso de infracción del precepto, ni estos, el precepto en cuanto
presupuesto necesario de la pena. Es claro desde luego que la posición concreta de
unos y otros es diversa, porque mientras los jueces aplican la sanción cuando el
precepto es violado, los particulares se limitan a obedecer el precepto.

Estructura Lógica.

Como toda norma jurídica corriente, la penal suele constar de un supuesto de hecho y
de una consecuencia jurídica y tiene la forma de una proposición en la que el supuesto
va enlazado a la sanción por una copula; esta terminología es preferible a la de
precepto y sanción, que recuerda la concepción monista de los imperativos de donde
proviene. Sin embargo, a diferencia de otras reglas jurídicas, el supuesto de hecho de
la norma penal aparece integrado por un tipo penal a veces denominado impropiamente
“hecho punible”, “conducta punible”o”delito”; entre tanto, la consecuencia jurídica está
conformada por una pena o una medida de seguridad.

Las norma penales que poseen dicha estructura se conoce como completas, a cuyo
lado aparecen las incompletas y las llamadas en blanco. Las completas contienen un
supuesto de hecho y una consecuencia jurídica; así sucede, por ejemplo, con la vertida
en el artículo 103 del código penal: “el que matare a otro, incurrirá en prisión de trece
(13) a veinticinco (25) años”.
Naturalmente, el supuesto de hecho y la sanción pueden encontrarse repartidos en
diversos artículos de la ley penal, como sucede por ejemplo, en los ascos de los
artículos 226 y 220;111 y 112, inciso 1º, etc., sea que se hallares en una misma sección
o en idéntico capitulo en inmediata conexión.
Las incompletas o dependientes, verdaderos fragmentos de norma, no consagran por sí
misma un supuesto de hecho o una consecuencia jurídica, aunque son ocasiones
gramaticalmente completas; Por último, las normas en blanco se caracterizan porque el
supuesto de hecho contentivo de la conducta mandada o prohibida y del resultado
cuando exige aparece consignado, total o parcialmente, en una norma, sino el supuesto
de hecho, por lo cual será más apropiado hablar de tipos penales en blanco como lo

Page 4

hace el código penal en su artículo 6º, inciso 2º , que son objeto de corrección mediante
un elemento futuro.
Por supuesto, este concepto tampoco se puede confundir con las normas que hacen
remisiones a otros como, de manera infortunada, afirma la jurisprudencia constitucional,
al sembrar no pocos equívocos en esta materia, confróntense sentencias C-559 de 4
agosto 1999; C-333 de 29 marzo 2001, con acertado salvamento de voto; y C-404 de
19 de abril 2002, entre otras.
Desde luego, sin perjuicio de poder emitir otros conceptos de norma en blanco, se
puede citar como ejemplos, advirtiendo que ninguna de ellas supone un tipo totalmente
en blanco, pues en el ordenamiento vigente no existe un solo evento que se acomode
totalmente a dichas características. Las contenidas en los artículos,
153,200,309,325,328,330a 332,334,336 a 338,368,408,410 del código penal, etc.…,que
en unos casos de manera más clara que en otros, pueden corresponderse con dicha
técnica legislativa.
En fin, téngase en cuenta que el empleo de estas figuras no perecen aconsejable sobre
porque, en la práctica, puede implicar el desconocimiento de loas postulados limitantes
del ejercicio del ius puniendi del estado; Sin embargo, de forma preocupante, la
utilización de este mecanismo se viene incrementando al tratarse de materias atinentes
al medio ambiente, el urbanismo, las ordenación territorial, delitos financieros y
societarios, entre otras, lo que obliga al estudioso a encender las luces de alertas y
estar atento para evitar que la desbocada carrera legislativa observada termine
arrasando con los postulados de la legalidad y taxitividad y, por ende, sacrificando las
garantías, el único patrimonio por el que puede abogar un derecho penal respetuoso de
la dignidad del ser humano.
Como es obvio, la consagración prevista en el artículo 6º, inciso 2º, en el sentido de que
“la preexistencia de la norma también se aplica para que el reenvió en materia de tipos
penales en blanco” como debe hacerse desde una perspectiva garantista, debe ser
entendida en armonía con las previsiones del inciso 1º, por cuando prevé como garantía
substantiva, derivada del principio de legalidad, el carácter previo de la ley penal, de tal
manera al acto que se le imputa.
Así, pues, el legislador ha sido claro: La norma penal que contiene el reenvió tiene que
ser prevista en una ley anterior al acto imputado al agente como lo impone el postulado
de legalidad; no obstante, el empleo de esta técnica legislativa se ha generalizado de
tal la forma en el código penal, que nada asegura el respeto de tal apotegma si no se
diseña férreos controles que pongan en cintura tal mecanismo. Como se ha precisado,
caracteriza a la norma o proposición jurídico penal que supuesto de hecho tiene por
objeto la descripción de una conducta posible (delictiva o contravencial) y sus
consecuencias jurídicas son penas o medidas de seguridad. De ello se desprende que
los conceptos jurídicos fundamentales son, justamente, el delito, la contravención penal,
la pena y la medida de seguridad.

Similer Documents