Download Historia - Historia Contemporanea PDF

TitleHistoria - Historia Contemporanea
File Size11.6 MB
Total Pages426
Document Text Contents
Page 213

momento pasó a llamarse Congo Belga. Italia, en la década de los

ochenta, controló Eritrea y una parte de Somalia. Antiguos imperios

como Portugal y España también tomaron parte en la ocupación

africana, los portugueses se hicieron con el control de Angola y

Mozambique, mientras que los españoles se instalaron en el Sahara y

Guinea.

En estas ocupaciones no faltaron las tensiones y enfrentamientos,

tanto entre occidentales y nativos como entre los ejércitos de los países

colonizadores. Normalmente, las luchas entre las unidades militares

occidentales y las locales terminaban con la derrota de éstas, debido, en

gran medida, a la falta de material bélico moderno. Sin embargo, en

casos excepcionales, los occidentales fueron vencidos, como les sucedió

a los italianos en su enfrentamiento contra los etíopes en la batalla de

Adua, en 1896.

Respecto al choque de intereses entre europeos, hubo dos situaciones

que tuvieron una especial relevancia. La primera estuvo protagonizada

por ingleses y franceses en Sudán, en 1898, concretamente en un lugar

llamado Fashoda, enclave importante para el control del río Nilo. Los

franceses habían llegado primero a la zona y reclamaban su propiedad

aunque, ante la superioridad del ejército inglés y la falta de apoyo

internacional, se vieron obligados a retirarse. El segundo incidente fue el

conflicto entre ingleses y bóers en 1898. Estos últimos eran colonos

holandeses que habían ocupado en el siglo XVII el sur de Africa. En el

siglo XIX se extendieron hasta Transvaal y el Estado Libre de Orange.

Los ingleses, emplazados en ciudad de El Cabo, entraron en esta zona

ante las noticias de la existencia de minas de oro y diamantes. Los

británicos vencieron a los bóers tras tres largos años de guerra, y

ocuparon su territorio, aunque respetaron un cierto autogobierno.

En definitiva, en los quince años siguientes a la conferencia de Berlín,

hasta 1900, los países occidentales ocuparon, prácticamente, todo el

continente africano. Lo hicieron teniendo en cuenta únicamente sus

intereses. En las distribuciones del territorio quedaron separadas tribus

amigas que habían convivido durante siglos y se unieron otras que

habían sido enemigas. En muchos casos, la explotación del territorio fue

brutal y los africanos sufrieron formas de trabajo inhumano.

Asia y el Pacífico

Al igual que lo sucedido en África, la presencia de los países europeos

en Asia, con anterioridad al siglo XIX, se reducía, tan sólo,

Page 214

a pequeños enclaves comerciales. Por su parte, la zona del Pacífico se

encontraba, prácticamente, despoblada. Pero, a diferencia de lo que

vimos en el caso del continente africano, la ocupación territorial de

ambas zonas por parte de las grandes potencias europeas estuvo

acompañada por la intervención de otros países como Rusia, EE.UU.

o Japón.

Gran Bretaña tuvo en la India su principal colonia en Asia. La

Compañía de las Indias Orientales controló el territorio desde el último

cuarto del siglo XVIII hasta que la revuelta de los cipayos, en 1857,

supuso el control directo de la colonia por la administración inglesa. Al

frente del gobierno colonial estuvo un virrey, que contó con la

colaboración de los jefes locales, mientras que la reina de Inglaterra,

Victoria, era proclamada emperatriz de la India.

Para su industria Gran Bretaña importaba materias primas como

algodón, yute, aceite o té, y exportaba manufacturas. Los indios

protagonizaron diversos levantamientos contra la potencia colonial,

como el citado de los cipayos, indios enrolados en el ejército inglés, que

tuvo su causa en la prohibición de la metrópoli de llevar a cabo diversas

costumbres religiosas consideradas bárbaras, como la quema de la

viuda tras el fallecimiento del esposo o la supresión de una secta de

asesinos sagrados. Los ingleses intentaron controlar cualquier

levantamiento nacionalista así como retrasar lo más posible la formación

de partidos indios. Sin embargo, en 1885 se constituía El Congreso

Nacional Indio, partido nacionalista con predominio hindú, y, en 1906,

la Liga Musulmana Pan India.

Otras posesiones de Gran Bretaña en Asia fueron Singapur, Hong

Kong y la parte norte de Borneo. Además, ante la expansión rusa por

Asia Central, que se acercaba peligrosamente a la India, el imperio inglés

utilizó una serie de países como protección de su colonia, fue el caso de

Cachemira, Beluchistán y Afganistán. En cuanto a la ocupación de

territorios en Oceanía, los británicos dispusieron de colonias de

poblamiento en lugares como Australia y Nueva Zelanda.

Francia tuvo como colonia principal en Asia a Indochina. El país galo

ya estaba presente en Conchinchina desde finales de la década de los

cincuenta. Desde 1860 fue extendiéndose por el sureste asiático, y

estableció protectorados en Camboya, Annam y Tonquín, estos dos

últimos unidos a Conchinchina formaban Vietnam. En 1887, Francia

constituyó, con todos estos territorios, la Unión Indochina, mientras

que, en 1893, Laos pasó a ser protectorado francés y fue anexionado a la

Unión en ese mismo año. Ante el dominio de Birmania por parte de Gran

Bretaña, franceses e ingleses acordaron, en 1895, mantener

Similer Documents