Download Gibson, Ian - En Busca de Jose Antonio PDF

TitleGibson, Ian - En Busca de Jose Antonio
TagsSpain Nation Fascism Politics (General) Government
File Size7.3 MB
Total Pages330
Document Text Contents
Page 2

lan Gibson, definido por Francisco
Umbral como "el hispanista más listo y más
golfo de Europa", está orgulloso de haber nacido
en Dublín (1939) y de hablar un inglés con
marcado acento celta. Ha sido profesor de
español en Belfast y, últimamente, en la
Universidad de Londres. Harto del cielo gris y del
lento ritmo ingleses, abandonó cargo y país en
1975 para dedicarse exclusivamente a escribir.
Apasionado de la investigación ("Quien no ha
trabajado en una hemeroteca no ha vivido"),
Gibson ha obtenido un éxito mundial con sus
libros sobre el asesinato de Federico García
Lorca y la represión nacionalista de Granada, el
primero de los cuales, editado en París por
Ruedo Ibérico, fue prohibido por la censura
franquista y galardonado en 1972 con el Premio
Internacional de la Prensa en Niza. La edición
original de El vicio inglés, que apareció en
Londres en 1978, ha sido considerada por casi
todos los críticos como una importante
contribución al estudio de la sexualidad y la
hipocresía británicas. Con su último libro,
En busca de José Antonio, ha ganado el Premio
Espejo de España 1980. El autor está casado,
tiene dos hijos y vive en España.

Page 165

de sí, que había traído, según ellos, tantos horrores a España,
y me frené.

LA FORMA EN QUE FRANCO PUEDE FRACASAR

José dice que no basta la reacción

Dije: «¿Qué diría usted si le dijese que Franco, el patriota
nacionalista, había traído aquí a alemanes e italianos, pro-
metiendo entregar territorio español —Mallorca a los italia-
nos, las Islas Canarias a los alemanes— y que había llevado
a Europa más cerca que nunca de la guerra?»

«¡Diría que no es verdad!», contestó bruscamente. Y conti-
nuó:

«Yo no sé nada. Ni sé si estaré incluido en el nuevo Gobier-
no, si ganamos.» Todos contuvimos la respiración. Continuó:

«Yo sí sé que, si este movimiento gana y resulta que no es
más que reacción, entonces retiraré a mi Falange y yo... ¡volveré
probablemente a estar aquí, o en otra cárcel, dentro de pocos
meses!»

Reacción

Parecía espléndidamente seguro de sí mismo. Si se trataba
de un farol, era un farol magnífico.

Dije: «Pero José Antonio, por Dios, usted habla sobre Espa-
ña más inteligentemente que nadie que yo conozca. ¿Cómo po-
dría ser de otra forma un movimiento así? Esta gente lucha por
recobrarse, no por reformarse.»

«Si eso es así, están equivocados. Provocarán una reacción
aún peor. Precipitarán a España en más horrores.

»Tendrán que cargar conmigo. Usted sabe que yo siempre he
luchado contra ellos. Me llamaban hereje y bolchevique. Yo...»

No me gustaba la expresión en los ojos del Comité. Se habían
apartado y no decían nada, pero miraban, yo sé lo que pensa-
ban de los jóvenes que antes alquilaban a pistoleros o jugaban
a pistoleros, y que ahora merodean por la España rebelde «li-
quidando» no sólo a marxistas, sino a todos los elementos libe-
rales a quienes pueden echar mano.

Será juzgado

Dije: «Franco me dijo que el Fascismo Español no se puede
comparar con otros fascismos, y que es simplemente una de-
fensa de la Iglesia.» 12

José Antonio pareció molesto. «El problema con todos los
españoles —dijo— es que no dedicarán diez minutos de su tiem-

12. Tampoco figura esta opinión de Franco en la interviú del 29 de julio de
1936. Véase nota 4.

169

Page 166

po a hacer una estimación objetiva de las personas o de las co-
sas. Yo probaré...»

La atmósfera se estaba cargando demasiado. Dije: «Tengo
que coger un avión. Me voy a despedir.» Nos dimos la mano.

Mientras regresábamos, uno de los camaradas rompió el si-
lencio y dijo: «¿Notó usted qué había engordado?»

Era cierto.

Me miraron furtivamente para ver hasta qué punto había
sido conquistado por la magnífica presencia de su prisionero
y por la brillante representación que nos había ofrecido.

Pero eso era secreto mío. Se veía que estaban molestos, pero
tuvieron la sensatez de no entremeterse.

Pregunté: «¿Qué van a hacer ustedes con él?»
«Habrá un juicio.» Cambiaron entre sí unas miradas.
Será un juicio no sólo del hombre sino del fascismo español.

Me es imposible imaginar cualquier circunstancia que salve a
este joven. Su situación es muy seria. Lo menos que puedo hacer
es no agravarla.

Unos quince días después de la publicación de esta interviú
en Londres se reprodujeron extractos de ella en la prensa repu-
blicana. El Sol de Madrid, po r ejemplo, destacó el 8 de noviem-
b r e las crít icas de José Antonio a Gil Robles y a Franco («Primo
de Rivera repudia a Gil Robles y critica la act i tud del general Fran-
co»), mien t ras o t ros diarios de la capital también parafrasearon
algunos párrafos de las declaraciones del jefe falangista, difun-
didos por la agencia Febus. Que sepamos, no se aludió a la inter-
viú en la p rensa nacionalista.

Por lo que respecta a la región levantina, extractos de la inter-
viú se dieron a conocer el 7 de noviembre de 1936 en El Pueblo
de Valencia, El Día de Alicante y El Liberal de Murcia, y el 8 de
noviembre en Diario de Alicante. A lo mejor salieron también en
o t ros periódicos que no hemos consul tado. En las cuat ro versio-
nes que tenemos delante, procedentes de los diarios mencionados,
se da a en tender que la entrevista entre el repor tero norteameri-
cano y José Antonio tuvo lugar hace poco, y no se consigna en ab-
soluto la fecha 3 de oc tubre que, como ya hemos señalado, sólo se
dio en el Chicago Daily Tribune. De estas cuat ro versiones vamos
a reproduci r aquí la de El Liberal de Murcia (p, 3), puesto que fue
ésta la ci tada en el proceso de José Antonio. Como podrá apreciar
el lector, el ar t ículo no da sino una pobre idea de la totalidad de
la interviú publ icada en Londres.

170

Page 329

OBRAS GANADORAS Y FINALISTAS
DEL PREMIO ESPEJO DE ESPAÑA

1975 José Luis Vila-San-Juan
GARCÍA LORCA, ASESINADO : TODA LA VERDAD

Eduardo Pons Prades
REPUBLICANOS ESPAÑOLES
EN LA 2.a GUERRA MUNDIAL

1976 Ramón Garriga
JUAN MARCH Y SU TIEMPO

Mariano Ansó
YO FUI MINISTRO DE NEGRIN

1977 Xavier Tusell
LA OPOSICIÓN DEMOCRÁTICA AL FRANQUISMO.
1939-1962

Ángel Alcázar de Velasco
LA GRAN FUGA

1978 Bal tasar Porcel
LA REVUELTA PERMANENTE

Santiago Lorén
MEMORIA PARCIAL

1979 Raymond Ca r r / Juan Pablo Fusi
ESPAÑA, DE LA DICTADURA A LA DEMOCRACIA

Víctor Alba
EL PARTIDO COMUNISTA EN ESPAÑA

1980 Ian Gibson
EN BUSCA DE JOSÉ ANTONIO

Luis Romero
CARA Y CRUZ DE LA REPÚBLICA. 1931-1936

Page 330

José Antonio Primo de Rivera, fundador
de la Falange Española, es una de las figuras
políticas de nuestra reciente historia más
interesantes y menos estudiadas y, tal vez, menos
comprendidas. A pesar de las palabras de simpatía
que algunos de sus adversarios políticos han
dedicado a su persona, tales como Indalecio Prieto
o Julián Zugazagoitia, su vida y su obra
permanecen aún bajo la hojarasca de una
hagiografía bien intencionada pero en definitiva
alienante, cuando no mitificadas por quienes las
han utilizado en provecho de sus intereses
inmediatos a lo largo de cuarenta años. Por ello es
de agradecer que un historiador extranjero, con la
objetividad y el rigor que le caracterizan, nos
ofrezca hoy un estudio que no pretende ser una
biografía exhaustiva al uso, pero que incide sobre
diversos e importantísimos aspectos del creador
de una doctrina que, bien o mal utilizada, ofreció

un soporte ideológico, según frase del propio José
Antonio desde su encarcelamiento en Alicante, a
"un grupo de generales de honrada intención, pero
de desoladora mediocridad política".

El autor ha mantenido numerosas
entrevistas con quienes, amigos o adversarios,
trataron y conocieron a José Antonio: Ramón
Serrano Suñer, José María Alfaro, Ernesto
Giménez Caballero, Raimundo Fernández Cuesta,
José Bergamín, José María Gil Robles, Pilar Primo
de Rivera y un largo etcétera. Asimismo ha
investigado no sólo en las hemerotecas nacionales
sino también extranjeras a la búsqueda de
documentos que habían sido escamoteados.
El resultado es un trabajo serio y riguroso en
el que, sin concesiones, con implacabilidad y con
espíritu de adivinación, se nos describe y se nos
aproxima una figura hasta ahora mitificada.

Planeta

Similer Documents