Download El abc del instructor 1 parte 1.pdf PDF

TitleEl abc del instructor 1 parte 1.pdf
TagsConocimiento Aprendizaje Evaluación Adultos Institución
File Size38.8 MB
Total Pages43
Document Text Contents
Page 1

I

J. Carlos Reza Trosino

El ABC
del

Instructor
(y también del profesor,

moderador y de cualquier
facilitador de procesos

educativos)

li\~

11§PJ PANORAMA EDITORIAL

Page 2

io.o:
, e,')

¡~, J·"·r.
f '-, s h.,..

Respete el derecho de autor.
No fotocopie esta obra.

ABC DEL INSTRUCTOR

Copyright © Jesús Carlos Reza Trosino

Primera edición: 1994 ..,_
Segunda edición: 209,Ó!::~:)\
Primera reimpresiónl 2000)
© Panorama Editori'al;--S~A. de C.V.

Manuel Ma. Contreras 45-B
Col. San Rafael 06470 - México, D.F.

Tels.: 55-35-93-48 • 55-92-20-19
Fax: 55-35-92-02 • 55-35-12-17
e-mail: [email protected]
http://www.panoramaed.com.mx

Printed in Mexico
Impreso en México
ISBN 968-38-0947-2

Prohibida la reproducción parcial
o total por cualquier medio sin autorización
por escrito del editor.

~., ..
• o •••

DEDICATORIA

Para todos, en verdad para todos,
pero sobre todo para mis compañeros

instructores y para mis amigos
administradores de la capacitación

Por plena convicción para:
Maggie, Gaby, Carlos y Viole

Para el Creador de todo

Page 21

F

f .
i
~ .
~
f

I

J

I
P.

En los siguientes párrafos, se hará un breve recuento histó-
rico que facilitará la comprensión del tema en cuestión. En
este sentido, se revisarán diferentes concepciones que fortale-
cen su marco teórico, así, pasemos a revisar cada un9 de ellas.

1. Racionalista. Este es el pensamiento que preváleció desde
los antiguos griegos hasta el siglo XVI. El racionalismo es
una consecuencia de los sistemas filosóficos y religiosos de
esa época. Los factores motivacionales no son considerados
ya que, la interpretación racionalista del comportamiento
humano se explica en función de la facultad de determina-
ción del hombre; es decir, su voluntad es libre de elegir lo
que la razón le indica, sea cual sea la consecuencia. En
otras palabras, si la actuación de un individuo o su toma
de decisiones no está fundamentada, o aun peor, va en
contra de los principios éticos y morales, el individuo mis-
mo es responsable de esta acción, ya que por medio de su
razón y voluntad ha elegido la "mejor alternativa".

Bolles explica al respecto de este enfoque: "según la doctri-
na racionalista, el hombre actúa en cualquier caso particu-
lar porque tiene razones para hacerlo aSÍ.Aunque podemos
conocer sus razones si le preguntamos por ellas, es fre-
cuente que se hayan perdido para siempre en las intimida-
des de su mente. Él es el único que sabe por qué actúa así.
Esta doctrina acepta que una parte de la conducta es atribui-
ble a la emoción o pasión, al hábito, al instinto o al reflejo,
pero insiste en que todas las razones importantes por las
que actúa tienen una naturaleza intelectual".

2. Filosófica. Esta corriente asegura que los animales tienen
un comportamiento autómata, cuyas actividades se dan

El ABC del instructor 43

como parte de una interacción causa-efecto de fuerzas,
ya sean internas o externas, las cuales hacen que haya un
movimiento de sus músculos.

Por otra parte, los filósofos ingleses establecieron las ideas
del asociacionismo y del hedonismo, cuyos postulados fun-
damentales son:

Asociacionismo: pretende explicar todos lo fenómenos psí-
quicos por medio de las leyes de la asociación de ideas.

Hedonismo: Propone que el hombre se conduce para lograr
el placer o para evitar el dolor, considerando estas acciones
como los únicos motivos de su comportamiento.

3. Biológica. A mediados del siglo XIX, y como una postura
opuesta a la Teología, que asegura que la determinación
de los acontecimientos se da con base en el premio o casti-
go que provienen de la divinidad, y al Vitalismo que explica
que el ser vivo no puede ser reducido a simples términos
psicoquímicos, sino que además contiene una fuerza que
transciende lo material o físico, surge la Biología Mecanicista.

Sus principales exponentes son Brucke, joven fisiólogo
que, en 1845y apoyado en los principios de la física y la quí-
mica, explica el sistema dinámico de los organismos; y
Darwin, que en 1859 y con su famosa teoría de la evolución
de las especies, propone que tanto animales corno hom-
bres sufren a través del tiempo una evolución que les permi-
te su adaptación para la supervivencia dentro de un ámbito
específico.

En este último caso, la motivación es parte fundamental de
esta adaptación.

4. Psiquiátrica. Sigmund Freud, a finales del siglo pasado desa-
rrolló sus teorías sobre la neurosis y la psicosis, que de
hecho son teorías motivacionales. Este autor, veía el com-
portamiento humano como una resultante de energías
básicas, entre una fuerza de vida y una fuerza de muerte
o de destrucción; la primera mantiene y prolonga la vida

Page 22

44 J. Carlos Reza Trosino

del hombre y la segunda subyace a sus actividades agre-
sivas o destructoras'. Sostiene al igual que los racionalis-
tas, que el hombre actúa en funcion de que existen para
él una serie de razones para actuar; sin embargo, no está de
acuerdo con los motivos que el individuo da a su compor-
tamiento.

Freud manifiesta un nuevo principio explicativo que dice
que "Se descubren las razones de una acción por medio
de determinados procedimientos de análisis psicológi-
co (psicoanálisis por brevedad), que sirven para revelar la
estructura de fuerzas y energías que causan la. acción. Se
sustituyen las razones intelectuales y privadas del hom-
bre por un conjunto ordenado de fuerzas y' energías que
constituyen las razones verdaderas de sus actos".

5. Psicológica. En 1879, Wundt funda el primer laboratorio
psicológico formal en el mundo, ahí estudia la conducta
desde el punto de vista filosófico y fisiológico.
Por su parte William [ames, de 1890 a 1910, desarrolla la psi-
cología funcional, que incluye la conciencia corno ayuda
a la adaptación del hombre a un medio concreto.

Posteriormente, McDougall, sugiere que la motivación del
hombre es debida a sus instintos.

6. Administrativa. El precursor de la motivación en este cam-
po, es sin duda Frederick Taylor. Este autor, a principios
del siglo, propone que se les pague a los trabajadores con
base en lo que produzcan, nace así el pago a destajo. Su
idea central es que mientras el hombre produzca más,
ganará más.

Posteriormente, en los años 20, Elton Mayo, realiza en la fá-
brica Hawthorne de la Western Electric de Chicago, una
serie de experimentos tendientes a buscar la relación de los
factores o elementos del medio ambiente laboral con el
rendimiento o productividad de los trabajadores. Descubre
que si bien los factores medioambientales pueden influir
en el avance de las metas de producción, esto no es lo más re-
levante, sino el hecho de que se torne en cuenta al trabajador.

El ABC del instructor 45

Se revela entonces que es importante considerar al traba-
jador y hacerle sentir la importancia de su trabajo, como un
factor relevante de productividad.

Durante el presente siglo, han seguido surgiendo teorías de
administración de recursos humanos, que fundamentan
su enfoque en la motivación. Tal es el caso de las teorías
X-y de Douglas Me. Gregor, la Z de William Ouchi, que es
el punto de partida de los enfoques japoneses, la calidad
total, la excelencia, la administración por objetivos, por
contingencias, entre otras no menos importantes.

Page 42

r

,1. La metodología básica para la trasmisión de conocimien-
tos, el desarrollo de habilidades y el cambio de actitudes, es
la técnica educativa o de instrucción seleccionada adecua-
damente, para alcanzar los objetivos de capacitación yadies-
tramiento preestablecidos.

2. El dominio que el facilitador o instructor tenga de alguna o
algunas de las técnicas, le otorgará las siguientes facilida-
des: sistematizar su actuación frente a un grupo; despertar
el interés y motivar la participación; informar con precisión
los contenidos temáticos correspondientes a algún curso
específico: y, desarrollar el pensamiento creativo y aumen-
tar la capacidad de análisis de los participantes.

3. Con el uso de técnicas apropiadas se propicia la participa-
ción individual y colectiva de los sujetos sometidos al proce-
so de formación profesional, consolidando el conocimiento
que cada uno de ellos tenga en una área específica del saber
o de las funciones concretas de su puesto de trabajo. En este
sentido, se pretende que el instructor actual se desprenda
de la toga y birrete de catedrático universitario, que solamen-
te lo rigidiza y no lo deja salir de su mundo tradicional,
deje de ser el eje central del proceso de enseñanza-aprendi-
zaje, y se convierta en un moderador que oriente y dirija la
participación de los capacitandos hacia objetivos educati-
vos previamente estructurados.

4. Las técnicas de grupo, son métodos que permiten sistema-
tizar, ordenar y dirigir las actividades de un conglomerado
de personas. Hay que considerar que los grupos se inte-
gran con el afán de alcanzar algún objetivo o meta prede-
terminada, por lo tanto, las técnicas de instrucción son los

Page 43

86 J. Carlos Reza Trosino

medios que mueven al grupo o individuo, hacia la consecu-
ción de sus propósitos educativos.

5. El facilitador, instructor o conductor del grupo, al elegir al-
guna de las técnicas de instrucción deberá considerar los
siguientes aspectos: Las técnicas en principio pueden ser se-
mejantes, su diferencia radica en el objetivo que se pretende
y en las maneras de aplicarla; de ahí que al seleccionarlas
deberá revisarse si son las más adecuadas. La combinación
de dos o más técnicas seguramente dará mejor resultado
que una sola, de hecho, casi todas se unen con la expositiva.
Habrá que pensar en aquellos aspectos relacionados con
los costos y las condiciones de su administración, para
poder determinar con mayor certeza cuál o cuálesserán las
idóneas a emplear.

_ 6. Es posible clasificar a las técnicas de acuerdo con el área de
aprendizaje que satisfagan, a saber: cognoscitiva, psicomo-
triz y afectiva, en el siguiente cuadro Se observa conlJlayor
detalle esta relación. .

Cognoscitiva Psicomotriz Afectiva

Expositiva Demostrativa Estudio
y conferencia o taller de de casos

aprendizaje

Lectura comentada o Estudio de casos Juegos
estudio supervisado vivencia les

Instrucción programada Dramatización

Discusión dirigida Tormenta
de ideas

Panel de discusión

Corrillos

Diálogos Simultáneos

Tormenta de ideas

Estudio de casos

El ABC del instructor 87

7. Otra clasificación de las técnicas de instrucción que facilita
su elección, es la que se basa en el criterio que considera el
grado de participación de los actores que integran al gru-
po de estudio, es decir, por una parte el instructor y p~r
la otra los participantes, ésta consiste en lo siguiente:

- Técnicas en las que el instructor o ponente adopta el rol
activo y el auditorio el rol pasivo, ejemplo: expositiva y
conferencia.

- Técnicas en las que un grupo de instructores o ponentes
adoptan el rol activo y el auditorio el rol pasivo, ejemplo:
mesa redonda, panel, simposio, debate y entrevista co-
lectiva, entre otras.

- Técnicas en las que el instructor adopta el papel de mo-
derador y el auditorio es la parte activa del proceso,
ejemplo: Phillips 66, corrillos, diálogos simultáneos,
estudios de casos, tormenta de ideas, discusión dirigi-
da, foro y seminario.

- Técnicas en las que el instructor adopta el papel de ase-
sor, no siendo necesaria su participación, y el capaci-
tando aprende en forma autodidacta, ejemplo: lectura
comentada e instrucción programada.

- Técnicas en las que el instructor, en momentos juega el
rol activo y el participante el pasivo y a la inversa, ejem-
plo: estudio supervisado y demostrativa.

8. Al seleccionar alguna técnica, deberán tomarse en consi-
deración los siguientes aspectos: los objetivos instruccio-
nales que se pretende alcanzar; la experiencia del grupo en
eventos de capacitación, asi como su conocimiento de
diversas técnicas; el tamaño del grupo; el ambiente físico;
el ambiente psicológico; el nivel de preparación del instruc-
tor; el o las áreas de aprendizaje que se desea satisfacer;
el costo y los recursos que serán necesarios; el tipo de ca-
pacitación que se pretende impartir, por ejemplo: induc-
ción, actualización, especialización, perfeccionamiento,
promoción, rehabilitación y readaptación.

Similer Documents