Download Bacon, Francis - Novum Organum.pdf PDF

TitleBacon, Francis - Novum Organum.pdf
TagsInductive Reasoning Francis Bacon René Descartes Scientific Method
File Size67.6 MB
Total Pages175
Document Text Contents
Page 1

Francis

BACON

Biblioteca de ObrasBiblioteca de Obras

MMaeaeststras del Pensamras del Pensam ientoiento L
O
S
A
D
A

Novum
Organum

Traducción directa del latín:

C leme nte F ernando A lmorí

Estudio preliminar y notas:

R isi er í F r ond izi

EDITORIAL LOSADA

B uenos A i r es

Page 2

Título srcinal en latín:

Novum Organon scientiarum

Ia edición en Biblioteca de Obras

Maestras del Pensamiento: septiembre de 2003

€> Editorial Losada, $. A.
Moreno 3362,

Buenos Aires, 1949

Distribución:

Capital Federal: Vaccaro Sánchez, Moreno 794 - 9o piso
(1091) Buenos Aires, Argentina.

Interior: Distribuidora Bertrán, Av. Vélez Sársfield 1950

(1285) Buenos Aires, Argentina.

Composición y armado

de interiores:

Taller del Sur

ISBN: 950-03-9219-4
Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723

Marca y características gráficas registradas en la
Oficina de Patentes y Marcas de la Nación
Impreso en Argentina
Printed in Argentina

Advertencia

La presente versión en español del Novum O rganum es, según

nuestras noticias, la primera traducción directa del latín que se ofrece

en castellano, Ha sido hecha de acuerdo al texto de la excelente edi

ción critica de Thomas Fowler,1cuya Introducción y valiosas notas
han sido de gran utilidad para la redacción de nuestros comentarios

de pie de página. Se ha tenido también a la vis ta la edición clásica de

f Spedding R. L. Ellisy D. D. Heathd

Las notas de pie de págna marcadas con un * se refieren a aspec

tos lingüísticos y fueron redactadas por el traductor ,; todas las demás,

que aparecen con numeración corrida, se deben a Risieri Frondizi,

quien tuvo a su cargo el cuidado de la edición.

C leme nte Fernando A lmorí

R isi er i Fro ndi zi

Marzo, 1949

1 Bacon’s Novum Organum (ed. Thomas Fowler), 21 ed., Oxford, At the

Clarendon Press, 1889.

2 The Works of Francis Bacon (sel. y ed. James Speddlng, Robert Leslie

Ellis, Douglas Denon Heath), Vol. I, London, Longman & Co., 1858.

[ 7 ]

Page 87

raleza naturante {naturam naturantem)m o la fuente de eriiana
cíón jjpues estos son los vocablos que más se aproximan a l a ^ '
cripción de la cosa). Y a estas tareas primarías se subordinad
otras dos secundarias y de marca inferior; a la primera, ía trans
formación de cuerpos concretos de uno en otro, dentro de l0s
límites de lo posible-171y a la segunda, el descubrimiento, en to :
da generación y movimiento, del proceso latente1117 7 17 8 * continuado
desde el agente manifiesto Y desde la materia manifiesta hasta la
forma impuesta, e igualmente el descubrimiento del esquematis
mo latente179de los cuerpos en reposo y no en movimiento.

II

En qué mísera condición se encuentra el saber humano de
nuestro tiempo, se echa de ver bien claro aun por las afirmacio
nes corrientes. Se establece con razón que elverdadero saberestá
en saber por las causas.1*0 No impropiamente asimismo se fijan
cuatro causas: material, formal, eficiente y final.181 De éstas la
causa final está tan lejos de dar provecho a las ciencias que más

176 Se atribuye a Averroes la distinción entre naturaleza naturante: y natu-,
rada, que en traducción latina se denominónatura naturam y natura naluratú...
La primera es el agente productor, la segunda el producto. O, en oirás pala

bras, la “naturaleza naturan te" es la causa inmanen te o el proceso creador y fi
“naturaleza naturada” el conjunto de la totalidad de las cosas creadas, el uni-
verso tal cual es en un momento dado. En Bacon, la naturaleza naturante
equivale a la forma, a la esencia íntima productora de la naturaleza.

Este es el único pasaje que hemos encontrado en que Bacon usa la ex
presión en el sentido señalado.

177 Se refiere el autor con frecuencia a la transm utación de un cuerpo en

otro, idea que seguramente tomó de los alquimistas y que tiene en él gran
significación puesto que su propósito último es modificar la naturaleza con
el fin de ponerla al servicio del hombre.

178 El proceso latente es el conjunto de operaciones intemas que en parte es
capan a los sentidos y qu e hacen que un a sustancia pase de un estado a otro.
Cfi. nota 49 y II, 6.

177 Cfi. nota 49 y II, 7.
180 Cfi. Aristóteles, Ana l Post ; I, 2 in initio.
181 Se refiere a la conoc ida doctr ina aristotélica, Cfi.Física, II, e; Metafísi

ca I, 3 ; An al PostW, 11.

[178]

■ {as corrompe si no es en las acciones humanas.182 El des-
^brirnierá0 de la causa formal se considera imposible.183 En
CUrito a la causa eficiente y a la material (tal como se ías bus-
c ventiende, o sea remotas y sin el proceso latente hacia la for-
C3Vson algo descuidado y superficial y de ningún provecho

¿la ciencia verdadera y activa. Sin embargo, no echo en ol
vido que anteriormente he notado e intentado corregir el error
jg la mente humana en asignar a las formas la cuota principal

la esencia.184 Pues aun dado que en la naturaleza no exista
cosa alguna realmente fuera de cuerpos individuales que produ
cen actos puros individuales según una ley, sin embargo, en la
ciencia, esa misma ley y su investigación, descubrimiento y ex

plicación, es la que sirve de base tanto para el conocimiento co
mo para ¡a práctica. Y a estaley y a suscláusulas las designo con
el nombre de formas, sobre todo una vez que este vocablo ha
prevalecido y se presenta corrientemente.185

Í8¿ La investigación de la causa final, según Bacon ofrece Ínteres tan sólo
en lo que se refiere a las acciones humanas. Sobre este punto se opone con
energía a la concepción aristotélica y exalta la doctrina sostenida por Demó-

crito. Cfi. muestra 46.
183 cfr. I, 75 y II, 3 sobre las dificultades para conocer la causa formal.
184 $e refiere seguramente a su afirmación contenida e n I, 51 dond e con 

dénalas “formas" de srcen platónico, de las que afirma que “no son más que
ficciones de la mente humana”.

185 Una tarea tan im portante com o difícil que debe en frentar todo co
mentarista del Novu m Organum es aclarar lo que entiende Bacon por forma.
Importante, puesto que el “propósito del conocim iento hu mano es descubrir
ia forma", como lo dice expresamente en un pasaje fundamental contenido
en el aforismo anterior. Y difícil, ya que Bacon oscila constantemente entre
diversas acepciones posibles deí término.

Acaso la mejor manera de solucionar el problema sea presentar a la con
sideración del lector los pasajes fundamentales sobre la cuestión para que és
tese forme su propia op inión. P or razones de clar idad en la presentación or
denaremos los pasajes según respondan a una u otra de las dos acepciones
fundamentales que tiene el término en el Novum Organum: esencia y ley.

Ya hemos visto en el aforismo anterior que se equipara el concepto de for
ma a los deverdadera diferencia especifica, naturaleza naturante yfuente de emanación,
En II, 4 se habla dediferencia verdadera -en II, 20 infine de definición verdadera—
y se afirma que la presencia o ausencia de la forma implica la presencia o au-

[179]

Page 88

mm

Es ciencia imperfecta ía de aquel que conoce la causa d

guna naturaleza (como la de blancura o la de calor) sólo en d '
terminados sujetos:186 igualmente imperfecto es el poder d

aquel que no puede producir un efecto sino sobre materias & ^ 1
terminadas (entre las que son susceptibles). Pero el que ti0 c<>

senda de la naturaleza y viceversa puesto que (II, 13) la forma difiere de ¡a ' ?
sa en el mismo sentido en que difiere lo real de lo aparente. En este último n

saje (II, 13){in initio) dice Bacon que “la forma de la cosa es la cosa misma* y

sissima ¿es), concepto que se aclara más adelante (II, 20in initio) cuandoescribeescribe

que “la forma de las cosas se encuentra... en todos y cada uno de ios casos en
lo que se encuentra la cosa misma; pues de otro modo no seria forma”.

Estos son los pasajes más importantes en que el concepto de fonr.a pniece
asimilarse al deesencia, en el sentido de lo que hace que el objeto sea lo que es

Por cierto, la forma -y esto está bien claro en el pensamiento de Bacon- no de

be confundirse con la idea abstracta alejada de toda realidad (cfr. II, 17); Bacon
adopta desde un principio una posición claramente nominalista.

En el primer libro (I, 51) sugiere Bacon la equivalencia de suconceptoconcepto de
forma con el de ley. Después de negar importancia a la investigación de lasfor-
mas -en tanto se las confunda con las “ficciones de la mente humana”- agre-

ga: “a menos que llamemos formas a aquellas leyes activas”. En II, 5 habla de

“las leyes fundamentales y generales que constituyen las formas”; y en II, 17

afirma expresamente la equivalencia al escribir que “la forma del color o Ufor-
ma de la luz es una misma cosa que la ley del calor o la ley de la luz”.

Los citados son los pasajes fundamenta les - sin conta r por cierto la ora

ción final del aforismo 2 que no reproducimos por tenerla el lector a la vis- ;
ta - en los que Bacon concibe a la forma como equivalente a la ley.

La existencia de pasajes en que Bacon entiende por forma unas veces f;
esencia y otra ley crea un grave problema de interpretación.

¿Hay en Bacon una inconsciente ambigüedad o tiene él conciencia de

ambos sentidos pero no los considera incompatibles? Hay un pasaje en que se .

dan juntas ambas significaciones del término forma y que nos hace inclinar >:j

por la segunda posibilidad. Escribe Bacon (I, 75), en efecto, que “las formas o

verdaderas diferencias de las cosas (que en realidad son leyes del acto puro)”. \

Povder, en el § 8 de la introducción de su edición ai Novum Organum, y r
en varías notas, sostiene no sólo la compatibilidad de ambas acepciones sino /

también la posibilidad de reunir los dos sentidos en el concepto de causa, f

Cfr. sobre esta cuestión nuestra nota 189 y sobre el concepto de forma la sec.

8 del prefacio general a las obras de Bacon a cargo de R, L. Eílis en la cono
cida edición citada en la Advertencia.

186 Es decir, en casos particulares.

[ISO][ISO]

jjiás causas que la eficiente y la material (causas variables

p°ce $otl y no otra cosa que vehículos y causas que transmi-
£orrna en ciertos cuerpos, ese tal puede llegar a nuevos

f Afimientos en materia, semejante hasta cierto punto a

¿ y. dispuesta de antemano: pero no será capaz de alterar en

? osas límites que estén a más profundidad.187Mientras que

i he conoce las formas abarca la unidad de ía naturaleza en

6 tedas las más desemejantes: y por tan to podrá descubrir y

sacar a luz cosas que no hayan sido hechas hasta ahora y tales
üe ni las vicisitudes de la naturaleza, ni las industrias experi

mentales, ni la casualidad misma hubieran nunca llevado a rea

lización? nl presentádose nunca a la imaginación humana. Asíues del descubrimiento de las formas deriva la contempla

ción verdadera y la aplicación libre.

IV

Aunque ios caminos hacia el poder y la ciencia humanos

estén muy juntos y sean casi ios mismos,188sin embargo a cau

sade la perniciosa e inveterada costumbre de ocuparse de abs

tractos, es de todo punto más seguro acometer y hacer surgir

las ciencias part iendo de aquellos fundam entos que se refieren

a la parte activa y que esta misma designe y determine la parte

contemplativa. Por lo tanto, ha de repararse qué dase de pre

ceptos o dirección o guía desearía uno más para engendrar o

superinducir una naturaleza cualquiera sobre un cuerpo dado;

y esto en un lenguaje sencillo y nada abstruso.

Por ejemplo, si alguien desea superinducir en la plata el ro
jizo color del oro, o aumento de peso (guardando las leyes de

187 Bacon quiere decir que el que conoce las causas material y eficiente de

una determinada sustancia puede p roducir o modificar tan sólo otras sustan

cias similares puesto que tales causas varían cu ando pasamos de un a sustan

cia a otra. Distintas causas eficientes pueden pro ducir la misma forma, que a

su vez puede incorporarse a causas materiales muy diversas.

188 Principio establecido en I, 3 in initio.

[181]

Page 174

da por las artes ciencias. Pues con la maldición no se hizo re-

belde por entero y para siempre la creación, sino que en virtud

de aquel diploma Comerás el pan con el sudor de tu frente, está al

cabo sometida en cierta medida, por medio de diversos traba-

jos (no ciertamente por medio de disputas o superfluas ceremo-

nias mágicas) a suministrar el pan al hombre, esto es, a los usos

de la vida humanado

FIN DEL LIBRO SEGUNDO
DEL N OVU M ORGA NUM 3ot

300 pfa desarrollado Bacon hasta aquí tan sólo el primer punto de los nue-

ve que se propone en II, 21. Se alude a los ocho restantes en otros escritos

pero tales cuestiones han quedado , en realidad, sin desarrollar.

3ßl En la edición srcinal, publicada en 1620, seguían a continuac ión dos

escritos relacionados a la historia natural:Parasceve adHistoriam Naturalem et

Experimentalem y Catalogas Historiarum Particularium.

[ 352 ]

índice

Advertencia...................................................................................... 7

Signific ado y contenido del Novum Organum, por
Risieri Frondízi ................................................................ 9

I. Francis Baco n y la formación del pensamiento

moderno ................ 9
II. Fundamento de la inducción bacon ian a...................... 15

III. El método inductiv o de Ba co n, ........................ 2 3

IV. División y contenido de l Novum Organum................. 2 9

Proemio a la Instaurado Magna.................................................. 37

Instaurado Magna de Francisco de Verulamio ................... 43
Prefa cio........................................................... 43

Distribuc ión de la o b ra .................. 53

Segunda parte de la obra, llamada Novum Organum
,

o indicaciones verdaderas acerca de la
interpretación de la naturaleza ...................................... 6 7

Aforismos sobre la interpretac ión de la naturaleza

y el reino del hom bre....................................................... 73

Libro segundo de aforismos sobre la interpretación de la

naturaleza y el reino del hombre ................................. 17 7

[ 353 ]

Page 175

Estelibro seterminó deimprimir

enIndugr afSA t

en ei mesdeseptiembrede2003,

wwwJndugraf.com.ar

Similer Documents