Download A.W.Tozer - Intenso PDF

TitleA.W.Tozer - Intenso
TagsResurrection Of Jesus Christ (Title) Jesus Bible
File Size5.0 MB
Total Pages285
Table of Contents
                            00-50
51-80
81-110
111-285
	111-120
	121-150
	151-180
	181-210
	211-240
	241-270
	271-285
                        
Document Text Contents
Page 1

A.W TüZER

LA VIDA CRUCIFICADA: EL CAMINO

HACIA UNA EXPERIENCIA PROFUNDA

Page 2

¡CRUCIFICADO PERO VIVO!

Desde el punto de vista natural, la vida crucificada está cargada de

contradicciones. Desde luego, la contradicción más grande es la frase

en sí misma: vida crucificada. Si una vida está realmente crucificada,

está muerta, no viva. Pero, ¿cómo puede una persona estar muerta y
viva al mismo tiempo?

En este libro, A. W. Tozer presenta el camino hacia la profundidad
en Dios. Ese camino lo denomina: la vida crucificada.

Desde los días de los apóstoles, una variedad de frases han sido usadas

para definir este tema: la vida profunda, la vida en las alturas, la vida

completamente santificada, la vida llena del Espíritu, la vida cristiana

victoriosa, la vida cambiada. Pero después de observar algo de la literatu-

ra producida sobre este asunto, nada parece ser más profundo, más alto,

más santo o más lleno del Espíritu que el cristianismo común, corriente

y crucificado.

En esta lectura aprenderá acerca de la dinámica, la profundidad, los

riesgos y las bendiciones de vivir esta vida que Jesucristo preparó y

dispuso para cada uno de los seguidores.

A.W. TOZER (1897-1963) fue pastor, predicador, evangelista, editor y
autor de numerosos libros y artículos. Pero su profundidad espiritual y
dedicación a guiar a otros en la búsqueda de una vida más piadosa y

profunda lo han llevado a ser considerado uno de los cristianos más

reconocidos del siglo XX.

~' PENIEL 1 Libros para siempre www.peniel.com

ISBN 978-987-557-474-8

111 111
9 789875 574748

Page 142

INTFNSO

Disciplina fisica impuesta por Dios
Otro modo por el cual Dios trata nuestra autoconfianza
tiene que ver con el reino físico. A una gran cantidad de
personas les cuesta mucho creer que Dios en realmen-
te puede traer daño físico a nuestros cuerpos. Aun Las
Escrituras confirman el hecho de que el dolor físico es
uno de los medios eficaces de Dios para tratar a alguien
indisciplinado.

El Antiguo Testamento está lleno de ejemplos de su-
frimiento físico impuesto por Dios, pero probablemente
Job se destaca por encima de todo el resto. Una lectura
ocasional de la historia de Job puede no llegar al verda-
dero problema que tenía. Ciertamente, él era un hombre
bueno, y Las Escrituras así lo declaran. El problema con

Job residía en que era un hombre bueno y en que él lo
sabía. Sí usted es bueno, pero no lo sabe, entonces Dios
puede usarlo. Sin embargo, si usted sabe cuán bueno y
grande es, deja de ser un vehículo por medio del cual Dios
puede enviar su bendición.

La única manera en que Dios podía llegar al centro
del problema de Job era por medio del dolor físico. A ve-
ces esa es la única forma en que Él puede llamar nuestra
atención. Dios no está por encima de la utilización de
este método para tratar los problemas de orgullo y auto-
confianza. Y el sufrimiento que Dios envía a veces no se
curará con ninguna medicina. Desde luego, la única cura
para tal dolencia física es que renunciemos al yo y nos
humillemos delante de Dios.

142

Page 143

El gran obstaculo para v1v1r la vida crucificada

A nadie le gusta hablar de este tipo de cosas hoy.
Todos quieren oír pensamientos felices, alegres, inspira-
dores, que los hagan sentirse bien. Por esta razón, para
lograr que una muchedumbre venga a la iglesia h·Jy, .1e-
cesitamos un cencerro, una sierra musical o un cal: allo
que habla para tener algo de diversión y un poquito de
entretenimiento para los que están aburridos de la sim-

ple, llana Palabra de Dios. Nadie quiere escuchar sobre la
disciplina física o el dolor. Después de todo, creemos en
la sanidad.

Pruebas extremas y tentaciones
Otro método que Dios utiliza para desarrollar la descon-
fianza en nosotros mismos es el de las pruebas extremas y
las tentaciones. Luego de escuchar a algunos predicadores
y leer algunos libros, es fácil concluir que una vez que una
persona nace de nuevo, ese es el final de todo eso: basta

de pruebas o tentaciones. Aquellos que creen en la llenura
del Espíritu Santo de algún modo también han comuni-
cado la idea de que ese es el final de toda la experiencia

cristiana. Pero La Biblia nos dice que, después de que Je-
sús fue lleno del Espíritu, fue conducido al desierto para
recibir duras tentaciones.

Cuando un cristiano enfrenta una prueba difícil o ex-

trema, o una tentación, es incitado a tirar la toalla y decir:
"Dios, es inútil. Simplemente no soy bueno. Por lo visto,

no me quieres, así que estoy acabado". Todo el tiempo
olvida que Dios quiere enseñarnos por medio de estas

143

Page 284

INTENSO

quemar las ataduras del mundo y purificar nuestra rela-
ción con Dios, y luego seguimos adelante. Sadrac, Mesac
y Abednego salieron de ese horno. Imagínese el testimo-
nio que tendrían el resto de su vida. Ciertamente fueron
criaturas fuera del fuego. Eran los hombres que se habían
encontrado con Dios de una manera maravillosa, glorio-
sa, incomparable con nada más en su vida. Fueron conta-
dos como dignos de sufrir por Cristo.

Si alguna vez pudiéramos ver a Dios en la plenitud de
su manifestación, debemos parecernos a estos hombres.
Debemos obedecerle implícitamente y entregarnos de tal
modo que Él pueda colocarnos donde quiera para mos-
trarnos lo que quiera mostrarnos. Y lo que Él nos haga
también lo hará por medio de nosotros para confundir la
sabiduría del mundo, que no puede entender qué somos.

Los instrumentos más delicados de Dios están reser-
vados para sus hijos especiales. Para los cristianos que van
por el camino de la vida crucificada, Dios llevará a su sen-
dero el horno ardiente, el fuego refinador, y le mostrará a
ese cristiano realmente cuánto lo ama.

Nada entre mi alma y el Salvador
Charles Albert Tindley ( 18 51-19 3 3)

Nada entre mi alma y el Salvador;

nada de este sueño engañoso del mundo;

he renunciado a todo placer pecaminoso;

Jesús es mío; no hay nada entre Él y yo.

284

Page 285

El propósito del fuego refinador de Dios en l¡:¡ vida crucificada

Nada entre mi alma y el Salvador,

para que su bendito rostro yo pueda ver;

nada previene la menor parte de su favor.

¡Mantén el camino limpio! No dejes nada entre Él y yo.

Nada entre Él y yo, como el placer mundano;

hábitos de la vida, aunque inofensivos parezcan,

no debe mi corazón de Él alguna vez apartarse;

Él es mi todo; no hay nada entre Él y yo .

.Nad.a entre ÉJ y yor como orgullo o posjóón;

la vida propia o los amigos no intervendrán;

aunque pueda costarme mucha tribulación,

estoy resuelto; no hay nada entre Él y yo.

Nada entre Él y yo, aun con muchas pruebas difíciles,

aunque el mundo entero contra mí se reúna;

mirando en oración y mucha autonegación,

triunfaré por fin, con nada entre Él y yo.

285

Similer Documents