Download 60 problemas de gramática dedicado a Ignacio Bosque.pdf PDF

Title60 problemas de gramática dedicado a Ignacio Bosque.pdf
TagsSentence (Linguistics) Syntax Linguistic Morphology Language Mechanics Predicate (Grammar)
File Size2.6 MB
Total Pages434
Table of Contents
                            60 problemas de gramática
	Página Legal
	Índice general
	Prólogo
	1 Cuando, ¿preposición o adverbio relativo?
	2 Las conjunciones exceptivas
	3 Ojalá que llueva café: una construcción optativa del español
	4 La estructura de la secuencia como que
	5 Determinantes indefinidos en estructuras partitivas
	6 Algunas condiciones impuestas por el sustantivo sobre la alternancia artículo determinado/artículo indeterminado
	7 Un desconocido cualquiera
	8 Adjetivos y determinantes: otro y demás
	9 ¿Por qué otros {muchos/pocos} sí y otros {bastantes/demasiados} no?
	10 Las interpretaciones de mucho (y cuantificadores afines)
	11 De nuevo estos demostrativos
	12 Las nominalizaciones deadjetivales con lo y las cualidades
	13 Las oraciones copulativas agentivas
	14 Sobre la incompatibilidad entre ser y los adjetivos con complemento
	15 Las clases de Ignacio se nos hacían cortas
	16 En torno a la posición del sujeto de predicados seleccionados por verbos de conjetura
	17 Las alternancias locativas y sus restricciones
	18 Dativos no seleccionados y alternancia causativa
	19 En qué consiste ser verbo de apoyo
	20 Oraciones causativas
	21 Modificadores locativos del sustantivo sin determinación
	22 Adjetivos desnudos y sintagmas nominales sin determinación
	23 Cuello abajo y boca arriba: ¿dos construcciones sintácticamente distintas?
	24 Oraciones impersonales con sujeto humano y su identidad
	25 ¿Puede haber competencia entre gramáticas en la mente de los hablantes?
	26 Los valores de se: ¿es un caso de se aspectual todo aquel que lo parece?
	27 El contraste aspectual entre infinitivo y participio como predicados secundarios
	28 La percepción de estados
	29 El superlativo como inductor modal
	30 Me pidieron que {reseñara~reseñase} el libro que Bosque {?publicara/ *publicase} en 1980
	31 La perífrasis <ir a + infinitivo> y el modo gramatical
	32 La nada existencial y la nada universal
	33 Foco y negación de constituyentes
	34 Negación, modificación de grado y anteposición
	35 Restricciones de la negación con el gerundio adjunto modal
	36 Bastantes problemas (*no) tenemos…
	37 Sobre la periferia de los infinitivos
	38 El estilo directo
	39 Coordinación y subordinación de enunciados no oracionales
	40 Construcciones comparativas: centro, periferia y límites
	41 Comparativas de desigualdad con paralelismo estricto
	42 Concordancia en oraciones escindidas con sujeto pronominal
	43 Sobre una discordancia de número... relativa
	44 ¿Lleva acento o no? Sobre un tipo de relativa libre poco estudiado
	45 Sintagmas Qu- agnósticos
	46 Las redes del idioma
	47 ¿Se pueden deducir las clases léxicas en el fenómeno combinatorio?
	48 Sobre los usos figurados: ¿extensiones de una única definición?
	49 Configuración y representación en la flexión nominal: la relevancia de las variaciones morfofonológicas
	50 Luis y Adela son unos {padres/*hombres} estupendos. Giorgio y Ágatha son unos {médicos/*modistos} muy notables
	51 ¿Existen los prefijos categorizadores en español?
	52 Algunos compuestos sintagmáticos con el primer componente átono y algunas formas prefijadas con la preposición sin
	53 Problemas con sin (+ infinitivo)
	54 Aposición explicativa y dislocación a la derecha
	55 Sobre el verbo enunciativo
	56 Juan vendrá igual mañana (que vino ayer) / Igual vendrá Juan mañana…
	57 El significado de oposición de la locución lejos de
	58 Sobre la versatilidad de aunque
	59 ¿“Modalidades oracionales”?
	60 Las unidades del discurso
	Índice analítico
                        
Document Text Contents
Page 1

60 problemas
de gramática

M. Victoria Escandell Vidal
Manuel Leonetti
Cristina Sánchez López (eds.)

Page 2

AKAL / LINGÜÍSTICA

Page 217

216 60 problemas de gram‡tica

5 Es bien conocido que ya Salv‡, Bello y Cuervo critican estos usos. Bello (1847: ¤ 720) lo considera Òun arca’smo
que debe evitarse, porque tiende a producir confusi—nÓ.

6 El cl‡sico trabajo de Bejarano (1962) muestra la existencia de un alto nœmero de casos de este tipo (y tambiŽn de
las formas en -secon este mismo valor) en, por ejemplo, La sombra del ciprŽs es alargada,de Miguel Delibes.

7 Se trata de un uso totalmente vivo en gallego actual, que çlvarez y Xove (2002: 300) presentan como evocativo
con valor de anterior al origen. Poll‡n (2001, 2003) considera que el uso de cantaraen gallego y cantarao hab’a can-
tadoen el espa–ol de Galicia est‡ favorecido por un grado m‡s bajo de focalizaci—n discursiva.

subjuntivo a la que la ha llevado su evoluci—n y, en general, est‡ a punto de desalojar
de ella a llegase,tanto en los usos rectos como en los dislocados.

Curiosamente, desde por lo menos mediados del siglo XIX se detectan usos de lle-
gara con valor (O-V)-V o bien O-V. Los datos que proporcionan, entre otros, Herme-
rŽn (1992), Veiga (1996) o De Sterck (2000) muestran una gran variedad de ejemplos,
casi siempre en cl‡usulas relativas, del tipo:

(5) a. Tengo que referirme a la exposici—n que se celebraraen 1992.
b. Y al final, bes— la bandera roja y gualda que hace treinta a–os besarasu padre el Rey

y que un d’a bordarasu tatarabuela la Reina do–a Mar’a Cristina (Hola, 26 de octu-
bre de 1985; citado por Lunn, 1992: ¤ 3, apudVeiga, 1996: 93).

c. La pareja, que se hiciera famosa por interpretar el papel de marido y mujer en El p‡-
jaro espino,es en la vida real un matrimonio feliz (Hola, 6 de julio de 1985; citado
por Lunn y Cravens, 1991: 149-150, apudVeiga, 1996: 90).

Aunque ha habido autores que han tratado de encontrar justificaci—n para conside-
rar la existencia de valores subjuntivos en casos de este tipo, se trata originariamente
de imitaciones de la lengua medieval, uso iniciado, al parecer, por autores como el du-
que de Rivas, Larra y MelŽndez ValdŽs5. Estos usos, casi siempre muy criticados por
su car‡cter artificioso, se han extendido desde entonces y se oyen y leen con bastante
frecuencia en los medios de comunicaci—n, pero tambiŽn en ficci—n y textos ensay’sti-
cos6. Aunque sin duda proceden de la voluntad deliberada de mostrar una lengua cui-
dada, no encajan bien en la distribuci—n de usos y funciones temporales del verbo es-
pa–ol en los œltimos siglos. Es, pues, un rasgo de estilo, deliberadamente utilizado, que
consiste en la introducci—n de un recurso gramatical ajeno a la lengua habitual y que,
por eso mismo, puede recibir diferentes consideraciones valorativas: desde el rechazo
m‡s duro a la alabanza (cf. los juicios rese–ados en Veiga, 1996: nota 138).

Ese car‡cter artificioso no se da en los usos que aparecen en autores de proceden-
cia gallega, asturiana o de algunas zonas leonesas lim’trofes con Galicia y Asturias. En
efecto, la forma llegara ha conservado en gallego su valor originario como expresi—n
de una relaci—n temporal (O-V)-V y ese uso se extiende, como es natural, al espa–ol de
Galicia (cf. Rojo, 2004: 1.096 y la bibliograf’a all’ citada: Nos enteramos de que vinie-
ra la semana pasada; cuando nos dimos cuenta, ella ya se fuera). TambiŽn se utiliza
con valor O-V, esto es, equivalente a lleguŽ, uso vivo en gallego que remite finalmente
a la antigua estructuraci—n del verbo latino en formas imperfectivas y perfectivas, modi-
ficada en lat’n y en su evoluci—n a las lenguas rom‡nicas por la adaptaci—n a la expresi—n
de las oposiciones temporales: Aquella se–ora que conociŽramos cuando estuviŽra-
mos en Segovia7. La diferencia entre el gallego y el espa–ol radica en que el gallego y
el espa–ol de Galicia han conservado perfectamente vivos los valores que el espa–ol
hab’a perdido ya en el XV y que solo reaparecen muy posteriormente en textos que toman

Page 218

217Me pidieron que {rese–ara~rese–ase} el libro que Bosque {?publicara/*publicase} en 1980

8 Eso significa que la secuencia me dijo que lo leyeraresulta ambigua en el espa–ol de Galicia. En primer lugar, leyerapue-
de ser la forma exigida por la consecutio temporumpara la conversi—n a estilo indirecto de ÒMe dijo: ÔLŽeloÕÓ, valor comœn al
espa–ol est‡ndar. Adem‡s, puede tener tambiŽn el valor (O-V)-V, equivalente al espa–ol est‡ndar hab’a le’do. La dificultad para
que obtenga esta segunda interpretaci—n una persona no familiarizada con el espa–ol de Galicia queda claramente de manifies-
to en un di‡logo que pude o’r en una emisora de radio no hace mucho tiempo. Alguien tuvo que traducir a una conocida perio-
dista, no gallega, una composici—n popular que dice ÒMi–a nai, por me casare / ofreceume un galo de ouro. / E despois, cando
casei, / dixo que o comera o loboÓ. Como la traducci—n se hizo al espa–ol de Galicia, el resultado fue Òdijo que lo comiera el
loboÓ. ÒPues menuda tonter’a dice esa canci—nÓ, respondi— la periodista, que, evidentemente, no pod’a llegar a la segunda in-
terpretaci—n y consideraba, con raz—n, que la primera carec’a de sentido. Este desajuste muestra, por otro lado, el car‡cter arti-
ficioso que en espa–ol actual tiene el uso de llegaracon valor (O-V)-V o bien (O-V), al que me he referido anteriormente.

9 Sin embargo, estoy de acuerdo con lo se–alado por Veiga, para quien muchos de los casos identificados como em-
pleos de formas en -secon valor indicativo constituyen Òun uso propiamente subjuntivoÓ (Veiga, 1996: 98). Por ejem-
plo, creo que 8 de los 11 se–alados por Nowikow (1984: 64) son usos subjuntivos, lo mismo que los 3 identificados por
De Sterck (2000: 264). De todas formas, con mayor o menor frecuencia, el fen—meno existe y eso es lo que realmente
cuenta para lo que se discute aqu’.

10 Son 5 casos de prensa (1 de Espa–a, 3 de Guatemala y 1 de Chile), 3 de ensayo (2 de Espa–a, 1 de Uruguay) y 2
de ficci—n (ambos de MŽxico).

este rasgo de la lengua medieval o simplemente imitan lo que consideran un rasgo de
elegancia8.

El car‡cter marginal a los valores gramaticales del espa–ol actual se manifiesta con toda
claridad en un hecho que ha sido apuntado en varias ocasiones, aunque no siempre con el
enfoque adecuado: la utilizaci—n de la forma llegase,con valor indicativo, para expresar una
relaci—n temporal (O-V)-V o bien O-V. Esto es, con el mismo valor con que se emplea lle-
garaen ese uso directa o indirectamente imitativo de la lengua medieval. Frente al habitual

(6) a. ... el libro que public—Bosque en 1980

surge el supuestamente m‡s cuidado

b. É el libro que publicaraBosque en 1980

y de ah’, precisamente por la incomprensi—n de la resonancia hist—rica que justifica el
empleo de llegara con ese valor, la equivalencia general de llegara y llegasey el ca-
r‡cter de mayor elegancia concedido a las formas en -seen otros contextos, se llega a

c. É el libro que publicaseBosque en 1980.

Son muchos los casos de este tipo que pueden o’rse y leerse en los medios de comu-
nicaci—n, pero tambiŽn en la literatura de ficci—n y en la prosa ensay’stica, como mues-
tran, por ejemplo, Bejarano (1962), HermerŽn (1992), Nowikow (1984) y De Sterck
(2000: 233 y ss.), entre otros9.

No creo que pueda hablarse realmente de un cambio en los valores de llegase. Se
trata de la extensi—n de una equivalencia entre llegara y llegaseque se propaga a un
uso artificioso de las formas en -ra y se ve favorecido por la apariencia de forma Òm‡s
cultaÓ que, precisamente por el declive en su uso, posee la minoritaria. He podido do-
cumentar tambiŽn algunos casos en los que llegaseaparece en los restos de los usos in-
dicativos de llegara con verbos modales, es decir, aquellos en los que alterna con lle-
gar’a. De la combinaci—n m‡s abundante, debiese(n) ser,hay en el CREA 10 casos que
responden, sin duda, al fen—meno que estoy se–alando10:

Page 433

432 60 problemas de gramática

SIGNIFICADO Y COMBINATORIA LÉXICA

46 Las redes del idioma ......................................................................................... 329
Concepción Maldonado González

47 ¿Se pueden deducir las clases léxicas en el fenómeno combinatorio? ............. 333
María Auxiliadora Barrios

48 Sobre los usos figurados: ¿extensiones de una única definición? .................. 340
Margarita Alonso Ramos

MORFOLOGÍA

49 Configuración y representación en la flexión nominal: la relevancia
de las variaciones morfofonológicas ................................................................ 349
Théophile Ambadiang

50 Luis y Adela son unos {padres/*hombres} estupendos. Giorgio y Agatha son
unos {médicos/*modistos} muy notables .......................................................... 356
Francisco Aliaga García y Fernando Lázaro Mora

51 ¿Existen los prefijos categorizadores en español? .......................................... 360
Antonio Fábregas, Irene Gil y Soledad Varela

52 Algunos compuestos sintagmáticos con el primer componente átono
y algunas formas prefijadas con la preposición sin ......................................... 366
Leonardo Gómez Torrego

53 Problemas con sin (+ infinitivo) ........................................................................ 373
Francisco Hernández Paricio

GRAMÁTICA Y DISCURSO

54 Aposición explicativa y dislocación a la derecha ........................................... 383
Mercedes Sedano y Tomás Jiménez Juliá

55 Sobre el verbo enunciativo ............................................................................... 392
Salvador Gutiérrez Ordóñez

56 Juan vendrá igual mañana (que vino ayer) / Igual vendrá Juan
mañana… ......................................................................................................... 400
María Antonia Martín Zorraquino

57 El significado de oposición de la locución lejos de ......................................... 406
José Portolés

58 Sobre la versatilidad de aunque ....................................................................... 412
Luis Flamenco García

59 ¿”Modalidades oracionales”? .......................................................................... 418
Christina Kostova

60 Las unidades del discurso ................................................................................. 420
Joaquín Garrido

Índice analítico ............................................................................................................... 427

Page 434

L I N G Ü Í S T I C A

La investigación gramatical requiere un sólido bagaje de nociones teóricas, una buena

dosis de intuición sobre el funcionamiento de la lengua y un dominio eficaz de las téc-

nicas de elaboración y verificación de hipótesis a partir de los datos.

Este libro reúne 60 problemas para que el lector pueda poner a prueba y entrenar sus

dotes de gramático. Las cuestiones que lo integran están basadas en contrastes suti-

les, en diferencias de interpretación o en asimetrías inesperadas que suscitan de inme-

diato la reflexión lingüística. Para ayudar a resolverlas, destacados expertos nos reve-

lan las claves de su trabajo y despliegan ante nosotros las herramientas y los argu-

mentos con que formulan sus hipótesis y elaboran sus explicaciones. Sus propuestas

pueden servir de inspiración tanto para los cursos universitarios de Lengua Española y

Lingüística como para las investigaciones avanzadas sobre la morfología y la sintaxis de

nuestro idioma.

M. VICTORIA ESCANDELL VIDAL es catedrática de Lingüística General de la UNED.

MANUEL LEONETTI es catedrático de Lengua Española de la Universidad de Alcalá.

CRISTINA SÁNCHEZ LÓPEZ es catedrática de Lengua Española de la Universidad Complutense de

Madrid.

��������������������

� ������ ������

www.akal.comEste libro ha sido impreso en papel ecológico, cuya materia prima
proviene de una gestión forestal sostenible.

Similer Documents